Órgano partidario revisó resolución que se tomó tras una apelación que había planteado el legislador

Por: Aarón Sequeira 14 agosto, 2014
El diputado oficialista Víctor Hugo Moralez (der.) se ha mantenido alejado de la fracción, pero en coordinación con el presidente legislativo, Henry Mora, y la jefa de bancada, Emilia Molina.
El diputado oficialista Víctor Hugo Moralez (der.) se ha mantenido alejado de la fracción, pero en coordinación con el presidente legislativo, Henry Mora, y la jefa de bancada, Emilia Molina.

El tribunal de ética del PAC volvió a suspender la militancia al diputado oficialista Víctor Hugo Morales Zapata, señalado por ocultar información a la asamblea nacional que lo designó como candidato a legislador en agosto del 2013.

Según el órgano que juzga las trasgresione éticas de los militantes rojiamarillos, Morales es "responsable de violentar el deber de decir la verdad, ocultando ante el Partido y el candidato, asuntos de interés ético de nuestra agrupación".

La resolución impone un año de suspensión al legislador como miembro del partido, y asegura que su acción ocasionó "daño a la imagen del Partido, por cuanto la Asamblea Nacional designó como candidato a diputado a una persona cuyo proceder ético resultó contrario a la transparencia".

Ese órgano ya había suspendido la militancia del congresista, en abril; sin embargo, luego de una apelación de Morales, se anuló la decisión.

Una decisión de la asamblea nacional rojiamarilla, tomada en enero, ordenó a los diputados mantener fuera de la bancada al legislador. El diputado Morales asegura que, por prudencia, no había ido a las reuniones de la bancada rojiamarilla, hasta el lunes anterior.

Ese día, en medio de la polémica por la salida del asesor presidencial Iván Barrantes del Gobierno, Morales asistió a la reunión de la bancada y el conflictó estalló.

Ante la presencia de Morales, hombre de confianza del presidente Luis Guillermo Solís, en la reunión de la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), cinco diputados, incluyendo el fundador Ottón Solís y Epsy Campbell, se salieron del encuentro y formaron un grupo aparte, con todo y vocero (Marvin Atencio).

Luego de ese choque y la división que se instaló en el seno del PAC, el tribunal de ética revisó la decisión del tribunal de alzada.

Acusación de 1994.

Morales Zapata fue señalado en diciembre por no informar a los asambleístas que tuvo una acusación penal en 1994, por el supuesto mal manejo de un préstamo que aprobó el Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop) a una cooperativa de la que Morales era miembro.

La asamblea del PAC aprobó la recomendación de Luis Guillermo Solís, de designar a Víctor Morales Zapata como candidato a diputado, sin conocer esa información.

A finales de diciembre, Luis Guillermo Solís le pidió a Morales renunciar a la candidatura, cosa que él no aceptó.

El fundador del PAC, Ottón Solís, pidió que la asamblea nacional tomara una decisión, pues de no suceder nada, él dejaría la aspiración legislativa.

Los cinco diputados que se salieron de la fracción, Ottón Solís, Epsy Campbell, Marvin Atencio, Marco Redondo y Nidia Jiménez, amenazaron con no volver a la reunión semanal de la fracción, de seguir Morales presente.

El miércoles por la tarde, el legislador confirmó que seguirá yendo.

Ese día, Franklin Corella y Marcela Guerrero insistieron en que Morales debe estar fuera de la bancada, hasta que se confirme o no la decisión de enero, en una nueva asamblea nacional, por realizarse el 6 de setiembre.

Etiquetado como: