Asociación alega que esta orden de los jueces no le resta autoridad moral

Por: Diego Bosque 17 octubre, 2014

Un tribunal de Trabajo de Goicoechea condenó a la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) a indemnizar a uno de sus trabajadores por haberlo despedido de modo inadecuado. Rafael Mora, asesor de la ANEP, confirmó la sentencia en contra del sindicato.

Los jueces ordenaron pagar ¢800.000 a Roy Eduardo Castillo López, quien dio servicios a la Asociación entre octubre del 2013 y abril del 2014.

El expediente de este caso es el 14-1056-173-LA y el dinero debe cancelársele a más tardar el próximo lunes.

De acuerdo con el vocero, Castillo solo era un colaborador de la ANEP y no un empleado formal.

“Este señor (Roy Castillo) era delegado nuestro en el Ministerio de Trabajo; era trabajador interino ahí. En el Ministerio lo cesaron y, como era delegado en ese momento, acude a nosotros y argumenta que lo están cesando por ser delegado sindical. Mientras consigue trabajo, aceptamos su colaboración en algunas cosas”, relató Mora.

Según la ANEP, Castillo ayudaba “de forma ocasional”, no cumplía horario ni tenía funciones asignadas dentro de la organización.

Por su parte, el ofendido sostiene que laboraba en jornada de tiempo completo y recibía órdenes.

“Yo cumplía un horario y tenía funciones; eso lo demostré por medio de correos electrónicos en los que se me ponían tareas. También aportamos recibos de pagos”, dijo el trabajador.

“Lo más importante de todo esto es que esta sentencia no tiene apelación, porque se trata de un tribunal de menor cuantía; por lo tanto, la sentencia es totalmente firme”, afirmó Castillo.

Legitimidad. La Nación trató de conocer la posición de Albino Vargas, secretario general de la ANEP, pero se dijo que no se iba a referir al asunto.

“Esto no nos quita la autoridad moral que tenemos (...) Nunca vamos a aceptar que nos digan que ya no tenemos la legitimidad moral por un caso esporádico como este que se presentó”, concluyó Mora, asesor de la ANEP.