Empresarios señalan la conectividad como una de las principales limitaciones para implementar modalidad de trabajo

Por: Sofía Chinchilla C. 22 octubre

Cuando algún miembro del equipo de la empresa Parso se queda sin conexión a Internet durante un día de teletrabajo, la solución es relativamente sencilla: sale a alguna biblioteca o se enlaza a su teléfono celular.

Daniela Artavia, encargada de Mercadeo de la firma de desarrollo de software para municipalidades, cuenta que hasta ahora esa alternativa logró resolver los imprevistos de quedarse sin acceso a la red y los empleados saben qué hacer cuando eso pasa.

El problema es manejable porque la compañía la componen apenas 10 personas. Si fuera más grande, las dificultades, posiblemente, también serían mayores.

Los fallos y deficiencias en la conexión a Internet de las casas de sus empleados, de hecho, constituyen el segundo mayor inconveniente que experimentan las empresas al aplicar el teletrabajo, comentaron los empleadores en la Encuesta Trimestral de Negocios que la Unión de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado ( Uccaep ) presentó a inicios de este año.

Ese rubro y el de "limitaciones tecnológicas" suman un 50% de las dificultades que los empresarios dicen haber experimentado, al implementar el trabajo a distancia.

"Puede ser que donde reside el trabajador, de pronto la velocidad disponible de algún proveedor no es la que de pronto la empresa requiere, si tiene uno o tres megas (megabits por segundo) y la empresa requiere que tenga una conexión de seis, ocho o diez megas", explicó Jorge Araya, subdirector ejecutivo de Uccaep.

El estudio también encontró que de las 400 compañías encuestadas, un 21% aplicó en algún momento el trabajo a distancia. En ese grupo, un 71% dijo que el teletrabajo lo ejecuta menos de un 10% de la planilla. S olo un 4% de los encuestados comentó utilizar esa modalidad con más del 50% de los empleados.

Empresas consultadas por La Nación dijeron que la cantidad de trabajadores que hacen teletrabajo –así como cuántos y cuáles días lo hacen– depende principalmente de la naturaleza de sus asignaciones, pero también del riesgo que representaría quedarse sin conexión, o que la misma no tenga la calidad requerida.

En la Encuesta Trimestral de Negocios que Uccaep presentó en enero del 2017, un 21% de las empresas manifestó haber implementado el teletrabajo.
En la Encuesta Trimestral de Negocios que Uccaep presentó en enero del 2017, un 21% de las empresas manifestó haber implementado el teletrabajo.

"Los que no están fijos en la modalidad, pueden escoger los días que hacen teletrabajo. Tienen que ser días en que se puedan hacer las tareas sin necesidad de Internet o de trabajo en equipo", explicó Irene Rosich, directora de Operaciones de Paprika Digital, una agencia de mercadeo.

En esa empresa, cinco de los diez empleados trabajan permanentemente a distancia. Los demás, lo hacen los días en que se considere conveniente.

"Es una realidad, los chicos que no están fijos en teletrabajo no tienen la conexión adecuada, entonces, algunas veces las llamadas se caen", contó la empresaria.

En opinión de Fernando Calderón, gerente de Comunicaciones de P&G Costa Rica, las firmas y sus trabajadores tienen las condiciones de conectividad adecuadas para realizar sus operaciones básicas en teletrabajo, pero es necesario que se optimice el ancho de banda para mejorar las comunicaciones.

Dificultades.
Dificultades.

"En términos generales, el ancho de banda es una oportunidad de mejora, para hacer videoconferencias y si es necesario hacer reuniones frente a frente (...) y para llegar a otras cosas como conferencias virtuales", expresó Calderón.

De acuerdo con la Superintendencia de Telecomunicaciones ( Sutel ), para el último trimestre del 2016, un 34,3% de las conexiones fijas a Internet por cableado tenían velocidades inferiores a los 2 Mbps (megabits por segundo), un 59,3% era de entre 2 Mbps y 10 Mbps, y solo un 6,4% de las suscripciones era de banda ancha.

La preocupación de Edwin Estrada, viceministro de Telecomunicaciones, es el impacto que puedan tener las deficiencias de conectividad en la competitividad y la generación de empleo en el país.

"Hay empresas que quieren ofrecer trabajo, por ejemplo Amazon, y hacen ferias de trabajo en lugares como Pérez Zeledón y Grecia, pero, ¿qué es lo que le piden a las personas?, primero, hablar inglés y, segundo, tener una conexión de al menos 10 Mbps, que sea continua y no se caiga", expresó Estrada.

Según el funcionario, una de las prioridades del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt), es fomentar la instalación de más infraestructura para telecomunicaciones, para permitir que en todo el país haya conexiones más rápidas y estables.

Más seguridad jurídica

Jorge Araya, subdirector ejecutivo de Uccaep, insistió en que para que la cultura del teletrabajo se extienda en el sector empresarial, es necesario que el país cuente con normativa que regule la modalidad en el sector privado.

"Muchas empresas probablemente no están incentivando el teletrabajo porque hay una zona de claroscuros en cuanto a accidentes laborales e inspección del trabajo (...). Hay empresas que con un marco juridico regulatorio más claro podrían sacar provecho a esta modalidad", dijo Araya.

El representante de Uccaep manifestó que el 21% correspondiente a las empresas que ya implementaron el teletrabajo es una cifra alta, teniendo en cuenta que lo hacen sin respaldo jurídico.

Otto Rivera, director ejecutivo de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic) coincidió. Él añadió la posibilidad de que el Gobierno dé más seguimiento a las cifras de la implementación del teletrabajo para fomentarlo y que impulse la educación sobre las ventajas e implicaciones de laborar a distancia.

En la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa se tramita un proyecto de ley para regular el teletrabajo. La iniciativa ya ha recibido observaciones del Gobierno y del sector empresarial, el cual pide claridad sobre aspectos como el manejo de los riesgos laborales del teletrabajo, el aporte de equipo para poder realizarlo o las condiciones que debe reunir el espacio físico que el empleado vaya a utilizar.

La diputada Natalia Díaz, quien es parte de la subcomisión que estudia la iniciativa, adelantó que el proyecto estaría listo antes de que terminen las sesiones extraordinarias (que van de 1.° de diciembre al 30 de abril).

Mientras tanto, el Ministerio de Trabajo considera que las empresas tienen los elementos necesarios para que sus empleados trabajen a distancia.

Con lo que existe hoy vemos que las empresas se pueden adecuar por medio de los contratos de trabajo, lo más importante es que se respeten los acuerdos entre empleados y patronos para que las reglas estén claras", dijo Juan Alfaro, viceministro de Trabajo.

Etiquetado como: