Viceministro dice que Gobierno tiene presupuesto, pero debe afinar cifras

Por: Patricia Recio 16 julio, 2014

Los representantes sindicales presentaron ayer cuatro propuestas de ajuste salarial que parten de un 4,14% de aumento para el segundo semestre del año.

En sus planteamientos, los gremios insisten además en la necesidad de que se modifique la política salarial para que en la fórmula no solo se compense la inflación vencida, sino que se contemple la proyectada.

Además, los grupos piden que el mecanismo considere un porcentaje del producto interno bruto (PIB), según explicó Édgar Morales, representante de la Unión Nacional de Trabajadores.

Según el viceministro de Trabajo, Alfredo Hasbum, aunque las cuatro peticiones parten del 4,14% de alza, varían en condiciones adicionales tales como el pago extra para los puestos más bajos o las clases no profesionales.

Hasbum dijo que existe la disponibilidad presupuestaria para aplicar el ajuste, sin animarse a afirmar que se aprobará el monto solicitado.

“Tenemos una disponibilidad presupuestaria, pero hay que afinarla; debemos revisar los números y ver si estamos en posibilidad de dar ese 4,14%”, expresó.

El funcionario no descartó que se aprueben incrementos escalonados.

La propuesta de Gobierno se conocería el jueves 24 de julio.

A juicio del viceministro de Egresos, José Francisco Pacheco, la petición de los representantes laborales está dentro del rango estimado en el presupuesto del 2014.

No obstante, añadió, este aumento deberá valorarse en función de otras cosas, como el impacto que el incremento de este año podría tener en finanzas futuras.

Para el primer semestre del año, el Gobierno anterior decretó un aumento de 0,43%, situación que desató una serie de protestas por parte de los grupos sindicales.

Entre tanto, la semana pasada, el Consejo Nacional de Salarios resolvió para el segundo semestre del año un aumento del 2,35% en los salarios mínimos de los trabajadores del sector privado.

Política salarial. Ante la solicitud sindical de un cambio en la política salarial para el sector público, el viceministro de Egresos manifestó que esto no sería posible en el corto plazo.

Pacheco explicó que, para incluir variables como la inflación proyectada, se deben analizar factores de gestión de la fórmula, como, por ejemplo, qué pasará cuando la inflación proyectada sea menor a la acumulada.

Asimismo, tendrá que considerarse la recaudación de impuestos pues esta se halla vinculada al desempeño económico del país.

Los representantes de los empleados públicos aseguran que la política actual es una fórmula que perjudica a la clase trabajadora. El sindicalista Alex Murillo llevó su reclamo. | MARCELA BERTOZZI
Los representantes de los empleados públicos aseguran que la política actual es una fórmula que perjudica a la clase trabajadora. El sindicalista Alex Murillo llevó su reclamo. | MARCELA BERTOZZI

“Si no logramos ver una mayor recaudación, es complicado comprometerse a incrementos sustanciales; en principio, lo veo con ojos positivos, sin que esto sea endosar una fórmula que se tenga pensada”, aseguró Pacheco.

Además de Hasbum y Pacheco, participaron en la reunión de ayer el viceministro de la Presidencia, Daniel Soley; el director de la Autoridad Presupuestaria, Roberto Jiménez, y el director del Servicio Civil, Hernán Rojas, así como los representantes de los distintos gremios sindicales.

El viceministro de Trabajo espera lograr un decreto por acuerdo de las partes.