Por: Steven Oviedo 9 junio, 2015

Una panorama dramático de la economía nacional fue el alegato de los representantes patronales para proponer un alza salarial mínima en el segundo semestre del año.

Los patronos incluso plantearon la posibilidad de dejar a un grupo de trabajadores privados sin aumento.

El sector empresarial planteó un 0,94% de incremento para los empleados que reciben el salario mínimo.

Así lo dieron a conocer ayer, en la segunda sesión del Consejo Nacional de Salarios.

“En un entorno de aumento en la tasa de desempleo y bajo nivel de actividad económica, como el que atraviesa el país actualmente, la fijación de salarios debe hacerse de manera responsable”, dijo Luis Mesalles, director de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Juan Rafael Lizano, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura, fue incluso más allá, al solicitar que para los trabajadores privados del área agropecuaria, agroindustrial y agrícola no se aprobara aumento para el segundo semestre del año.

El alza salarial se definiría el miércoles, cuando el Ministerio de Trabajo haga su propuesta. (Foto con fines ilustrativos). | JORGE ARCE
El alza salarial se definiría el miércoles, cuando el Ministerio de Trabajo haga su propuesta. (Foto con fines ilustrativos). | JORGE ARCE

“Los números del país son trágicos, son rojos. Queremos tener a más gente con trabajo”, señaló.

Las pretensiones que los representantes sindicales dieron a conocer la semana pasada distan bastante de la posición de la parte patronal.

Por un lado, el Bloque Unitario Sindical y Social (Bussco) planteó un alza del 1,46% para los trabajadores en general; un 1% adicional para los trabajadores no calificados y semicalificados, y un 2% para empleadas domésticas.

Por el otro, el bloque conformado por la Confederación de Trabajadores Rérum Novárum (CTRN), la Central del Movimiento de Trabajadores Costarricenses (CMTC), la Central Social Juanito Mora (CSJM) y la Confederación Unitaria de Trabajadores (CUT) piden aumentar 1,97% en general y un 2,5% adicional para las empleadas domésticas.

El tercer planteamiento provino del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Privada y Pública (Sitepp), el cual aspira a un alza del 5%, para compensar “al menos en algo los aumentos que han dejado de percibir los trabajadores en el último decenio”.

Además, contempla un ajuste de inflación adelantada del 2% y un 0,25% correspondiente al producto interno bruto per cápita promedio. Falta aún la propuesta del Gobierno, que se conocería la tarde del miércoles.

En el país hay unos 900.000 trabajadores privados formales.