Menores con más de 15 años pueden laborar, pero con jornadas más cortas

 28 octubre, 2016
La calidad de servicio al cliente es fundamental para conseguir un empleo de temporada, asegura la Cámara de Comercio. | RAFAEL PACHECO
La calidad de servicio al cliente es fundamental para conseguir un empleo de temporada, asegura la Cámara de Comercio. | RAFAEL PACHECO

Trabajar sólo por unos días en un supermercado, un almacén o una tienda durante la época navideña no implica tener menos garantías laborales que los empleados permanentes.

En realidad, quienes contraten personal de temporada deben dar todas las condiciones que exige la normativa de Trabajo. Ello incluye contratar pólizas por riesgos del trabajo para sus empleados, así como asegurarlos ante la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Eric Briones, jefe del Departamento Legal de la Inspección de Trabajo, explicó que tales derechos son efectivos desde el primer día, lo que asegura que el trabajador está protegido en caso de una eventualidad.

Según las estimaciones de la Cámara de Comercio, son cerca de 9.000 los puestos de trabajo que hay para esta época navideña.

Las reglas. Para formalizar una relación de empleo temporal, el contrato puede ser escrito o verbal. Las mismas disposiciones aplican para adultos y menores de edad, excepto en la extensión de las jornadas laborales.

Una persona mayor de edad puede laborar a lo sumo ocho horas por día, mientras que las jornadas de los adolescentes son de seis horas como máximo, y no pueden desarrollarse en ambientes peligrosos, de noche ni en negocios que vendan alcohol.

Los mayores de 15 años no necesitan ningún tipo de permiso, pero está prohibido contratar menores de esa edad.

La remuneración debe ajustarse a los montos mínimos que estipula el Ministerio de Trabajo, disponibles para consulta en el sitio web de la entidad.

Los empleados temporales también tienen derecho a un día de descanso por cada seis laborados, a recibir un aguinaldo y a disfrutar un día de vacación por cada 30 días de trabajo.

Si el empleador estable un periodo de prueba, el mismo debe ser pagada, con seguro con y póliza por riesgos de trabajo.

Briones instó a optar solamente por puestos que garanticen todos los derechos laborales.

“En el sector informal el patrono se expone a multas, y los trabajadores a riesgos. Si me corto un dedo y no tengo seguro, tengo que ver qué hago”, dijo Briones.

Las multas por dar empleo informal oscilan entre los ¢424.200 y los ¢9,7 millones.

Si busca trabajo. Para Yolanda Fernández, presidenta de la Cámara de Comercio, la característica más valorada por los empleadores es la calidad de servicio al cliente que puedan dar los postulantes a alguna vacante.

En su opinión, tienen menor importancia la edad o la experiencia. Sin embargo, recomendó preparar con esmero el currículum y buscar referencias positivas, que se puedan constatar.

Otra recomendación que da la Cámara de Comercio es optar solamente por trabajos que verdaderamente se puedan ejecutar de manera satisfactoria.

“Hay mucha gente detrás de cada plaza disponible, entonces siempre tenemos que tratar ser los mejores, y eso también pasa por una actitud positiva para dar un excelente servicio al cliente”, aseguró Fernández.