Por: Alberto Barrantes C. 15 abril, 2013

Sin que nadie parezca hacerse responsable por la basura que es lanzada allí, la finca Las Ánimas es un botadero a cielo abierto en La Carpio de La Uruca, San José.

El terreno está ubicado frente a la planta de tratamiento de la empresa EBI y tiene como inquilinos aves de rapiña, plagas y buzos que se pasean entre el mal olor y los montones de desechos.

El lote no tiene ningún tipo de relación con la empresa EBI. Su representante legal es Liliana Salazar, quien asegura que, aunque tiene bastante rato de no ir a La Carpio, “ahí no hay basura”.

“¿Cuáles vecinos? Ellos no son vecinos; ahí ni hay vecinos. Además, yo ya tengo ese terreno en opción de compra. No le puedo decir nada sobre la venta porque después se me va el negocio”, declaró Salazar.

En el 2012, ese terreno fue clausurado por el Ministerio de Salud; sin embargo, los sellos son insuficientes y la finca mantiene sus portones abiertos, por lo que recibe los camiones que bajan con desechos.

“Ese mal olor se mantiene siempre; en ese lote no hay ningún tipo de control de la basura; eso es un nido de plagas; es un botadero a cielo abierto que afecta a la comunidad y a la empresa EBI”, expresó el líder comunal Claudio Quesada.