Registro Civil confirmó que hubo 49 días de rezago en el plan acordado

Por: Daniela Cerdas E. 13 septiembre, 2016
El TSE anunció que las cédulas con nuevo formato comenzarían a emitirse este mes. Son tarjetas de policarbonato con fotografía a color que, según la institución, son más seguras y durarán más. | ALONSO TENORIO
El TSE anunció que las cédulas con nuevo formato comenzarían a emitirse este mes. Son tarjetas de policarbonato con fotografía a color que, según la institución, son más seguras y durarán más. | ALONSO TENORIO

Atrasos en el cronograma de trabajo para comenzar a producir las nuevas cédulas le podrían costar al consorcio ICE-Oberthur multas por casi ¢39 millones.

Esta empresa se comprometió a entregar a más tardar el 20 de junio la “solución contratada” de “implementación del Centro de Personalización de Documentos de Identidad”.

Al no cumplir con el plazo, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) inició al día siguiente el proceso sancionatorio.

Luis Guillermo Chinchilla, director a.i . del Registro Civil precisó que se contabilizaron 49 días hábiles de atraso que genera el procedimiento de cobro de multas a razón de ¢790.000 por cada día.

Según documentos en poder de La Nación , para mayo, se registraban rezagos principalmente en el envío de una máquina, entrega de servidores, instalación de computadoras e impresión de tarjetas.

La Dirección Administrativo Financiera de Racsa –subsidiaria del ICE encargada del proyecto– atribuyó los incumplimientos a “situaciones propias de la implementación ”.

“La fecha de entrega del servicio fue estimado para el 20 de junio, pero por situaciones propias de la implementación del proyecto, la entrega provisional se dio el 3 de agosto y la definitiva el 2 de setiembre, fecha a partir de la cual el servicio ya fue satisfactoriamente recibido por parte del Tribunal para iniciar operaciones”, dijeron autoridades de Radiográfica Costarricense (Racsa) ante consultas de este diario.

No obstante, advirtieron de que no se referirían a la aplicación de multas por “respeto al debido proceso administrativo”.

De acuerdo con Chinchilla, esa gestión para concretar el cobro podría prolongarse entre nueve y doce meses.

Adelantó que si en la ejecución contractual, pactada para cuatro años, la empresa incurriera en “cualquier incidente que detenga la prestación del servicio” sería sancionada con multas equivalentes al precio de 500 cédulas por cada hora de atraso en el servicio ($1,96 por 500 por hora).

El consorcio conformado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la compañía francesa Oberthur ganó la licitación en enero del 2015 para proveer equipo e insumos de fabricación de nuevas cédulas. Inicialmente, estas serían idénticas a las actuales y con un costo de $1,73 (¢965) cada una.

Ocho meses más tarde, mediante una adenda, se modificaron las condiciones y se contrataron cédulas con otra tecnología que incluye tarjetas de policarbonato y datos quemados a láser por $1,96 (casi ¢1.100) cada una.

Los documentos de identidad bajo ese nuevo formato comenzarían a emitirse este mismo mes, según anunció el TSE. No precisó la fecha.

Reincidente. La firma francesa Oberthur tiene otros contratos con entidades públicas costarricenses, entre ellas la Dirección de Migración y Extranjería.

Con esta institución tiene un contrato para elaborar libretas de pasaportes.

En 2011 y 2015, sin embargo, Oberthur entregó de manera tardía 360.000 de esos documentos, razón por la cual también Migración aplicó la denominada cláusula penal para cobrar multas.

En ese caso, como hay dos incumplimientos, se le sigue un proceso de inhabilitación, el cual podrían concluir con la exclusión de la empresa para un nuevo concurso para la elaboración de pasaportes, específicamente.

Luis Guillermo Chinchilla aseguró que desconocían de esos antecedentes de la empresa cuando otorgaron el contrato.