Por: Patricia Recio 20 noviembre, 2014

El servicio de tren entre Heredia y Alajuela ya no llegará hasta el Invu Las Cañas como se anunció, sino que se ampliará el recorrido para que la última parada sea en el Hospital San Rafael de Alajuela (el recién construido).

La mayor extensión de la vía ocasionará que los trabajos en la línea férrea finalicen en febrero y no en diciembre, como estaba previsto.

María Fernanda Arias, vocera del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), manifestó que aún faltan cerca de 4,4 kilómetros de vía, pues se amplió en un kilómetro más.

Las cuadrillas trabajan en la colocación de rieles, traviesas de concreto y piedra cerca de la Cervecería de Costa Rica.

Arias añadió que coordinan con el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) para que atienda dos pasos a nivel y así evitar mayor afectación a los vehículos.

Según dijo, se espera que el servicio sea habilitado a finales del primer semestre del 2015.

Poner a funcionar el tren hasta Alajuela implica colocar unos 18.000 durmientes nuevos de concreto y el reemplazo de al menos 11 kilómetros de rieles, informó el Incofer en abril anterior, cuando comenzó la obra. Ya se instalaron los puentes de Río Segundo y San Joaquín.

Un informe de la Contraloría General de la República, divulgado la semana pasada, concluyó que en el 2013 el Incofer ejecutó ¢33 millones de los ¢3.050 presupuestados para la rehabilitación del servicio entre Heredia y Alajuela. Citó que el avance del proyecto no se ajustó a las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2011-2014.