Este año se realizaron 7.949 boletas

Por: Patricia Recio 6 abril, 2015
Los oficiales realizaron más de 2.000 pruebas de alcohol durante los operativos en carretera.
Los oficiales realizaron más de 2.000 pruebas de alcohol durante los operativos en carretera.

92 conductores terminaron las vacaciones de Semana Santa en los Tribunales, luego de ser detenidos manejando bajo los efectos del alcohol. Esa cifra equivale a 11 choferes borrachos al día entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección.

Según el reporte de la Policía de Tránsito, la cifra supera en 18 personas a los casos detectados el año pasado, cuando se detuvo a 74 personas.

Mario Calderón, director de Tránsito, explicó que la cifra corresponde a personas que conducían con más de 0,50 gramos por litro de sangre en el caso de conductores profesionales o novatos o de 0,75 gramos de alcohol por litro de sangre en el caso de los choferes particulares.

A este resultado se suman 27 sanciones por conducir cantidades de alcohol que no implican cárcel, pero si una sanción económica. Estas personas recibieron una multa por ¢306.448.70 y sumaron 6 puntos a su licencia.

Durante los ocho días de operativos (del Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección) se realizaron 2.109 pruebas de alcohol (544 más que el año pasado) y se confeccionaron 7.949 multas por diversas infracciones.

Entre las sanciones más comunes se encuentran conductores que no tenían inscrita una licencia o con la licencia vencida, falta de documentos, exceso de velocidad, ausencia de implementos mínimos de seguridad e irrespeto al señalamiento vial.

De acuerdo con los datos del Tránsito, en total se decomisaron 256 vehículos, 55 más que en el 2014. Además, se inmovilizaron 825 automotores mediante la retención de sus placas.

Durante la Semana Santa recién finalizada se reportaron 14 personas fallecidas en carretera, lo que implica un aumento de 6 decesos respecto a la Semana Santa del 2014.

El director de Tránsito calificó como lamentable este hecho, debido que pese a que este año una gran parte de la población tuvo menos días libres, el alcohol al volante, el exceso de velocidad y las imprudencias en carretera dieron como resultado este saldo trágico.

Según Calderón, este año se atendieron 615 accidentes más que durante la Semana Santa del 2014. En aquella ocasión los inspectores e inspectoras de Tránsito acudieron a 1.029 accidentes, este año la cifra fue de 1.644 eventos.