Dos policías resultaron golpeados y tuvieron que ser valorados en el área médica del Ministerio de Seguridad.

Por: Daniela Cerdas E. 1 septiembre, 2014
Mario Calderón (centro) y Alexander Solano (der.) fueron designados este viernes como director y subdirector de la Policía de Tránsito, respectivamente.
Mario Calderón (centro) y Alexander Solano (der.) fueron designados este viernes como director y subdirector de la Policía de Tránsito, respectivamente.

La Policía de Tránsito demandará penalmente a los taxistas informales que esta mañana agredieron a seis tráficos y cerraron el paso, por una hora, en el cruce de Hatillo 6, en Circunvalación.

Así lo informó Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, quien explicó que unos 20 taxistas ilegales atacaron a los oficiales esta mañana cerca de las 6 a. m. con golpes, palos y piedras. Dos policías resultaron heridos y tuvieron que ser valorados en el área médica del Ministerio de Seguridad.

Calderón dijo que no se va a permitir que, mediante acciones de intimidación, los taxistas ilegales pretendan seguir ejerciendo el servicio ilegal de transporte por la libre.

"En menos de un mes llevamos tres reacciones violentas: primero fue en Pavas, Limón hace unas semanas y ahora en Hatillo. Por un lado, es preocupante esta sensación de anarquía que generan estos grupos, que creen tener derecho a imponer su voluntad sobre las leyes de la República, sobre los derechos de otras personas y sobre la autoridad representada por los cuerpos policiales. Ahora resulta que no solo cierran carreteras perjudicando a otros ciudadanos, sino que recurren a la violencia para intentar que la Policía de Tránsito no haga su trabajo", reprochó Calderón.

Edgar Monge, supervisor de los taxistas informales, dijo esta mañana que todo se inició cuando un tráfico se acercó a uno de sus compañeros para hacerle una multa. Al parecer, hubo una discusión entre ambos y, según Monge, el policía sacó su arma y se la puso en el estómago.

"En ese momento, los otros compañeros se le tiraron encima al oficial, el cual se fue en su patrulla. Luego llegó otro tráfico y yo di la orden de que cerraran la vía para esclarecer la situación. Los otros compañeros le botaron la moto a este oficial. Al lugar llegó Diego Herrera (jefe de Operaciones del Tránsito) y tras conversar, di la orden de que abrieran la vía", explicó Monge.

Entre el 4 de enero y el 23 de agosto, la brigada especial, en diferentes operativos contra el transporte ilegal, confeccionó 20.457 multas por diferentes motivos. De ellas, 2.576 fueron, específicamente, por brindar servicio ilegal de transporte. Según el artículo 145 inciso y) de la Ley de Tránsito, la multa por esta violación es de ¢99.000.