Consejo de Transporte reconoce problema y limitación para combatirlo

Por: Diego Bosque 28 septiembre, 2015

“Hay dos opciones: me quedo allá (señala la parada autorizada) y no cargo a nadie, o me paso para este lado, arriesgando que un tráfico me haga una multa”.

Esa es la justificación del taxista Carlos Alberto Wilson para estacionarse en un sitio no autorizado, al costado este de plaza González Víquez.

Frente a Plaza del Sol, algunos taxistas continúan utilizando la bahía para buses como parada. | M. LÓPEZ
Frente a Plaza del Sol, algunos taxistas continúan utilizando la bahía para buses como parada. | M. LÓPEZ

“La gente se baja del bus aquí y aquí agarra el taxi”, añadió el chofer, quien confiesa usar ese punto como parada a diario.

“Sentido común. Estoy acá por sentido común. Allá (la parada autorizada) no llegan los clientes”, expresó Mario Artavia, otro taxista josefino estacionado en González Víquez.

En este lugar, algunos taxistas ignoran el espacio reservado para ellos y esperan clientes en las paradas designadas para los autobuses.

Esta situación se convierte en un obstáculo para cientos de usuarios de autobús, quienes deben esquivar los taxis cuando bajan de las unidades.

Esta escena se repite en las terminales de buses del centro de San José como la Coca Cola, Pérez Zeledón y la zona sur.

Nazareth Masís, administradora de la terminal de buses de la Coca Cola, comentó que esta situación provoca presas en los alrededores de la estación.

“Se ha tratado de coordinar con la Dirección de Tránsito para que nos colaboren, pero son cosas que se nos salen de las manos, porque eso les corresponde a los oficiales de tránsito”, afirmó la funcionaria.

Masís criticó que la presencia de la Policía de Tránsito en las calles aledañas a la terminal es muy escasa.

Mario Zárate, director ejecutivo del Consejo de Transporte Público (CTP), reconoció el problema y la escasez de oficiales de tránsito para combatir a los infractores.

“Somos conscientes. Es más, hace poco, en el antiguo Pipiolo, a petición de la Policía de Tránsito, cambiamos la parada de taxi y procedimos a marcar los espacios.

”Sin embargo, al día de hoy, los taxistas se parquean donde no deben si no hay presencia de policías”, afirmó el jerarca.

Según datos del Consejo, en el centro de San José hay 47 paradas avaladas para taxis.

La multa para los conductores que permanezcan en zonas no aprobadas es de ¢51.000, aproximadamente.

La Nación trató de conversar con Mario Calderón, director de la Policía de Tránsito, pero no contestó las llamadas hechas a su teléfono celular.

Otros lugares. Los taxistas también usan el costado norte del centro comercial Desamparados y las bahías para buses de Plaza del Sol, en Curridabat, como sitios de espera.

Algunos choferes ignoran la parada aprobada para taxis en Tracopa y en la salida de los buses. | M. LÓPEZ.
Algunos choferes ignoran la parada aprobada para taxis en Tracopa y en la salida de los buses. | M. LÓPEZ.

“Honestamente, me paro frente al centro comercial porque salen muchos servicios”, expresó un taxista, quien prefirió no identificarse.

“Por qué no van buscar a un montón de piratas que andan ahí en las calles haciendo loco”, manifestó otro transportista parqueado de forma indebida en Desamparados.

En los espacios permitidos pueden permanecer entre dos y 25 vehículos al mismo tiempo, de acuerdo con la capacidad de cada parada.

Afectados. Las consecuencias de irrespetar las paradas autorizadas no solo recaen en los peatones y conductores de vehículos particulares.

Este diario consultó a varios taxistas que sí respetan las paradas autorizadas y aseguraron que pierden clientes por las malas prácticas de sus compañeros.

Paulina Araya, practicante de la Maternidad Carit, declaró que todos los días deben pedir a los taxistas que muevan sus carros para poder salir del parqueo contiguo a la estación de Musoc.