Recibo pasaría de ¢8.219 a ¢15.841 en Asadas con 300 abonados o menos

Por: Juan Fernando Lara 26 septiembre, 2016
La comunidad de Alto López en Tacares de Alajuela disfruta de agua potable gracias al servicio de la asada que opera en esa zona. Los mayores ajustes tarifarios propuestos por Aresep afectarían principalmente a acueductos rurales con menos de 300 abonados. | PABLO MONTIEL.
La comunidad de Alto López en Tacares de Alajuela disfruta de agua potable gracias al servicio de la asada que opera en esa zona. Los mayores ajustes tarifarios propuestos por Aresep afectarían principalmente a acueductos rurales con menos de 300 abonados. | PABLO MONTIEL.

Las tarifas por el suministro de agua potable a cargo de acueductos comunitarios subirían hasta un 92% en octubre.

Esto, si prospera un alza impulsada por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) que afectaría a, por lo menos, 1.400 Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Asadas).

El mayor incremento afectaría a los acueductos con menos de 300 abonados para quienes las tarifas prácticamente se duplicarían. Para ellos, los ajustes planteados oscilan entre 33% y 92%. Estos representan más del 70% (1.040) de los 1.492 sistemas comunitarios en operación.

Para los que tienen entre 301 y 1.000 abonados, las alzas serían menos bruscas: de 3,4% a 20%. En algunos casos, incluso, el costo del servicio más bien disminuye hasta un 22%.

Todas las Asadas operan bajo la rectoría del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA). En ellas recae el suministro del líquido para el 25% de la población total.

El planteamiento del ente regulador ya cuenta con la oposición de la Defensoría de los Habitantes, que atribuye a la Aresep falta de transparencia y poco sustento técnico en el ajuste.

La Aresep justifica que el alza busca mejorar el ingreso de las Asadas mientras se desarrolla un nuevo modelo de cálculo.

Los ajustes, indica la entidad en el expediente ET-050-2016, serían para cumplir con un requerimiento hecho una sentencia emitida por la Sala Constitucional en setiembre del 2013.

El fallo ordena dotar a las Asadas de los “recursos suficientes para cumplir con los parámetros de análisis de agua”.

De paso, afirma Aresep, también se procura mejorar las posibilidades de inversión, atención de gastos operativos, adquisición de activos, su mantenimiento y gastos de administración.

La Aresep admite en el expediente que el mayor ajuste en Asadas con 300 abonados o menos, pretende garantizarles recursos para cumplir normas de calidad en el suministro, como lo exige el Ministerio de Salud.

Además, para que puedan comprar los equipos para esos análisis e invertir en expansión y mejora del servicio.

La Aresep procura matizar las alzas señalando la “imperiosa necesidad” de bajar la cantidad de Asadas con menos de 300 abonados y exhortando al AyA a acelerar acciones para asociar entre sí a más acueductos de este tipo.

En contra. La Defensoría, por su parte, descalificó la propuesta al señalar que la Aresep basó su análisis en una muestra poco representativa de solo 27 Asadas.

Además, responsabiliza a la Aresep de variar “en forma arbitraria”, los rangos de cantidad de abonados y de eliminar los rangos de consumo de agua por metro cúbico que, hasta hoy, son parte del sistema tarifario.

“Esto hace imposible comparar las tarifas vigentes y las propuestas. Por eso, la Defensoría tampoco puede medir si el ajuste es o no razonable, y no se puede precisar el impacto en el bolsillo de los usuarios”, señaló Ana Karina Zeledón, directora de Asuntos Económicos de la entidad.

La funcionaria añadió que el fallo de la Sala IV en el cual se ampara la Aresep se refiere a un decreto (32327-S) sobre calidad del agua que no está vigente. “Esto genera dudas”, acotó Zeledón.

  • Asadas con sistemas de bombeo y mixto. Para rangos de abonados inferiores a 300, la tarifa actual de ¢8.059 subiría a ¢10.736, una diferencia de ¢2.677 (33%). Si el rango es entre 301 y 1.000 abonados, la tarifa cambiaría de ¢7.085 a ¢6.759 (¢325 menos); es decir, 4,6% de diferencia. En Asadas con más de 1.000 abonados, el costo crecería de ¢5.626 a ¢6.056, para un aumento de ¢430.
  • Asadas con sistema de gravedad. Para sistemas con menos de 300 abonados, la tarifa de ¢8.059 pasaría a ¢10.736, una diferencia de ¢2.677 (33%). Si tiene entre 301 y 1.000 abonados, la tarifa cambiaría de ¢7.085 a ¢6.759 (¢325 menos). La baja sería de 4,6%. Con más de 1.000 abonados, el monto de la tarifa crecería ¢430. Subiría de ¢5.626 a ¢6.056.
  • Con sistema de gravedad y planta de tratamiento. Para acueductos con menos de 300 abonados, la tarifa actual de ¢8.219 pasaría a ¢12.023; una diferencia de ¢3.804 (46%). Si es el rango es entre 301 y 1.000 abonados, la tarifa cambiaría de ¢8.219 a ¢7.934. Esto son ¢284 menos (3,4%). Más de 1.000 abonados, bajaría de ¢8.219 a ¢6.401, una diferencia de ¢1.817 (22% menos).
  • Con sistema de bombeo y mixto y planta de tratamiento. Para acueductos con rangos menores a 300 abonados, la tarifa actual de ¢8.219 pasará a ¢15.841; una diferencia de ¢7.621 (92%). Si es el rango oscila entre 301 y 1.000 abonados, la tarifa se elevaría de ¢8.219 a ¢9.835 (¢1.616 más); esto es, 20% de diferencia. En Asadas con más de 1.000 abonados, el costo subiría de ¢8.219 a ¢8.848, para un alza de ¢629. FUENTE: Expediente ET-050-2016