Por: Gerardo Ruiz R., Juan Fernando Lara 22 septiembre, 2015
El sindicalista Fabio Chaves pidió al consejo directivo del ICE echar atrás la decisión de aplicar el salario global en la autónoma porque, afirmó, no les fue consultada a los trabajadores. | MARCELA BERTOZZI
El sindicalista Fabio Chaves pidió al consejo directivo del ICE echar atrás la decisión de aplicar el salario global en la autónoma porque, afirmó, no les fue consultada a los trabajadores. | MARCELA BERTOZZI

El Frente Interno de Trabajadores del Instituto Costarricense de Electricidad (FIT-ICE), que agrupa a los sindicatos de la institución, no avala el cambio a salario global en esa entidad.

Fabio Chaves, presidente del FIT, acusó al Consejo Directivo del ICE de incurrir en una “arbitrariedad”, por no consultar con los trabajadores la modificación en la política salarial.

Según el sindicalista, la medida rompe con el pacto político-social que firmó el ICE con los trabajadores, el 12 de junio, y que le da al sector sindical injerencia en el recurso humano.

Chaves manifestó que el Consejo Directivo tuvo la oportunidad de negociar el cambio con los empleados, pero no lo hizo mientras se realizaron las mesas de diálogo social y político previas al acuerdo.

“Sentimos que pudo más la presión que ejerce la derecha de este país en contra de los trabajadores públicos, que el acuerdo histórico que tenía la Administración con los trabajadores. La decisión es arbitraria”, afirmó.

La semana pasada, la ministra de Planificación, Olga Marta Sánchez, dijo, tras una reunión con sindicatos, que el Poder Ejecutivo descarta impulsar la aplicación del salario único o global en los ministerios.

Con base en esa declaración, Chaves fustigó al ICE por ir en dirección contraria a la del Gobierno en el tema salarial.

“El FIT-ICE hace un llamado vehemente a la Administración para que reconsidere la decisión unilateral de aplicar el salario global, algo que mina la credibilidad y el diálogo mutuos”, agregó Chaves, quien analiza si la directriz violenta alguna disposición del estatuto laboral del ICE.

Jorge Arguedas, diputado del Frente Amplio y exsecretario general de la Asociación Nacional de Técnicos y Trabajadores de la Energía y las Comunicaciones (Anttec), uno de los sindicatos dentro del ICE, coincidió con Chaves en que los gremios no fueron consultados del cambio, lo cual, dijo, es ilegal, por lo que acudirán al Ministerio de Trabajo.

“El salario global es una aberración, porque usted no puede tener en una empresa pública a trabajadores contratados de una forma y a otros de otra manera”.

Otros congresistas celebraron la variación ordenada por el ICE en su esquema salarial.

Otto Guevara, del Movimiento Libertario, dijo que la modificación mejorará la cultura organizacional en la institución.

Ottón Solís, de Acción Ciudadana (PAC), felicitó al ICE por optar por el ahorro en su planilla, pero instó a su Directiva a incluir también en el salario global a los trabajadores más antiguos.