Psicólogos dan algunos consejos sobre cómo prevenir la frustración antes de salir de la casa y durante el embotellamiento

Por: Carolina Ruiz Vega 20 septiembre, 2013
 Ayer a las 6:30 p.m. las presas se presentaron en la vía San José-Caldera, a la altura de la Sabana y su acceso a avenida 10 y calle 42. | MARIAANDREA GARCÍA.
Ayer a las 6:30 p.m. las presas se presentaron en la vía San José-Caldera, a la altura de la Sabana y su acceso a avenida 10 y calle 42. | MARIAANDREA GARCÍA.

En momentos en que las presas parecen inevitables, el autocontrol al volante se está volviendo insuficiente para enfrentarlas, sobre todo, cuando se llega a un estado emocional en que la ira nubla la razón.

Por eso, para prevenir que los conductores pierdan la paz, diversas psicólogas consultadas por este medio dan algunas sugerencias de acciones que se pueden realizar antes de subirse al automóvil e incluso, para cuando, en medio de la presa, no se puede dar marcha atrás.

“En primer lugar, hay que asumir la realidad que está viviendo el país: estamos en época lluviosa, se cayó un puente, hay vías cerradas… Habiendo asumido eso, tengo yo que reacomodarme individualmente y, luego, ver cómo me acoplo a lo demás”, aconseja la psicóloga Sarita Álvarez.

Reacomodarse implica tomar previsiones: buscar rutas alternas, salir más temprano, esperarse más después del trabajo para topar menos presa y otras medidas. “No podemos decir ‘ahí veré qué hago’: hay que planificar”, sostiene.

El que se enoja pierde. La ira es una emoción de defensa y para eso está diseñada, explica Ana Jurado, coordinadora A.I., del área de Psicobiología de la UCR.

“Cuando usted se enoja, su cuerpo se pone inmediatamente en un modo defensivo, físicamente defensivo. La principal respuesta de nuestro organismo ante el enojo o la frustración, es una aceleración inmediata y fortísima del ritmo cardíaco. Además, se altera la respiración, el sistema circulatorio se comprime (el fenómeno se llama "vasoconstricción"), el sistema digestivo se detiene, el sistema inmune colapsa y se libera una hormona llamada cortisol, que, básicamente, convierte su grasa corporal en glucosa”, detalla.

Las personas que se sienten estresadas tienen el doble de posibilidades que el resto de la población de sufrir un ataque al corazón.
Las personas que se sienten estresadas tienen el doble de posibilidades que el resto de la población de sufrir un ataque al corazón.

Además, la capacidad de pensar racionalmente, se reduce de forma muy considerable y la persona se vuelve mucho más impulsiva.

“Entonces, usted está sometiendo a su cuerpo a una intensa actividad... para nada. Está cambiando su biología y comprometiendo severamente a su corazón y sistema circulatorio, exponiéndose a padecer enfermedades cardíacas o cerebrovasculares... para nada, porque enojándose no puede salir de la presa”, detalla.

Por eso, ella y otras especialistas recomiendan algunas medidas que pueden ayudar a mantener la paz en medio de la frustración.

Atascado. Una vez en la presa, Viviana Umaña, psicóloga de la UNA, aconseja practicar la respiración profunda y lenta para ayudar al cerebro a mantenerse funcionando normalmente, e impedir así que el organismo se altere.

Además, tanto Umaña como la especialista en coaching María Mercedes de la Fuente, recomiendan analizar la emoción que está sintiendo y cuál es su verdadera causa.

“Hay que enfocarse en la solución, no en el problema, que no se puede cambiar en este caso”, dijo Umaña.

Jurado invita repetirse frases relajantes como "tranquilo, ahorita pasa”, “no voy a estar aquí para siempre” u otras que le permitan sobrellevar mejor la situación, y que no aumenten la frustración, como pensar en lo tarde que va o el tiempo que ha perdido.

Ella y seguidores del Facebook de nacion recomiendan realizar acciones que saquen a la mente de la situación en la que se encuentra.

Por ejemplo, escuchar música o “algún programa mañanero de esos que solo estupideces dicen para irse riendo y relajarse”, dijo Parajeles Habib.

Victor Mora Vaglio recomendó los audiolibros. “Con ellos uno más bien no quiere bajarse del carro”.

También distraerse con el teléfono o con la gente que está en los otros carros puede funcionar. “Piense en lo que podría estar pensando alguien cuando camina o que va a la par en otro carro”, dijo Walter Vargas.

De acuerdo con datos suministrados por la Dirección General de la Policía de Tránsito, de enero al 31 de agosto de este año se registraron 41.791 accidentes, para un promedio diario de 172.

“El dato del mes de setiembre no se maneja aún porque se hace al cierra del mes pero se estima que cerrará alrededor de 6.000 choques”, afirmaron en una respuesta escrita enviada a este medio.

Aunque la cifra supera el promedio mensual de 5.223 accidentes en los primeros ocho meses del año, estiman que el incremento no se asocia al cierre de Ruta 39 (Circunvalación), sucedido este mes, sino que responde a encontrarse el país en “lo más fuerte de la época lluviosa”, lo cual acentúa los problemas en el asfalto y en el alcantarillado

Amplíe la imagen para ver algunas reflexiones que debe hacer cuando empieza a enfadarse
Amplíe la imagen para ver algunas reflexiones que debe hacer cuando empieza a enfadarse
Etiquetado como: