Centro que opera Hospicio de Huérfanos cuida a 26 niños en el día

 25 abril, 2012
 Las aulas de la guardería del Hospicio de Huérfanos de San José quedarán vacías a partir de hoy, debido al riesgo de un incendio. | DANIELA LINARES PARA LN
Las aulas de la guardería del Hospicio de Huérfanos de San José quedarán vacías a partir de hoy, debido al riesgo de un incendio. | DANIELA LINARES PARA LN

La guardería del Hospicio de Huérfanos de San José cierra hoy sus puertas ante el riesgo de que ocurra un incendio.

La estructura carece de un sistema de detección y alarma de fuego, así como de elementos que eviten que las llamas avancen.

Daisy Corrales, ministra de Salud, dijo que Bomberos revisó ayer de nuevo la instalación eléctrica de esa entidad y reafirmó el riesgo de un siniestro.

“Mañana (hoy) se procederá al cierre en una acción conjunta del Ministerio de Salud y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI)”, expresó Corrales.

Esto obligará a los padres de 26 niños pobres a buscar otro lugar para dejarlos mientras trabajan.

Para guiarlos a encontrar otra guardería, el PANI les pidió llamar a los números telefónico 2523-0783, 2523-0786 o 2523-0833.

Los pequeños cuidados durante el día por los trabajadores del Hospicio tienen menos de ocho años.

Sus familias pagan una cuota mensual de ¢30.000.

Recursos. Ahora, las autoridades del Hospicio de Huérfanos corren en busca de dinero para hacer las mejoras exigidas por Salud.

Marlene Arrieta Campos, presidenta de esa institución, estimó que necesitan ¢50 millones para reparar la sede central, ubicada en barrio Aranjuez, en San José.

Además de cambiar la instalación eléctrica, esta institución de bienestar social tiene que restaurar el techo y el cielorraso.

“Pedimos una prórroga a la ministra de Salud para tener unos días más y ver cómo conseguimos ese dinero, pero no la dio”, se lamentó Arrieta.

Agregó que, para paliar la grave situación financiera que enfrentan, procuran vender un edificio en San José.

Sin embargo, necesitan que un juez de mayor cuantía autorice la venta, fijada en $700.000 (unos ¢357 millones).

Arrieta afirmó que, con ese dinero, repararían la sede central, donde está la guardería, y harían frente a demandas por ¢300 millones interpuestas por personas que trabajaron en la institución.

“Una empresa constructora quiere comprarlo y por eso necesitamos la firma del juez”, concluyó la presidenta del Hospicio.

Etiquetado como: