7 octubre, 2014

La Sala Constitucional dio cuatro meses a la Sutel para que convoque a una nueva audiencia pública con el propósito de definir el futuro del cobro por descarga de datos para el servicio de Internet móvil.

Sin embargo, antes de hacerlo, la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) debe realizar un estudio de mercado completo y actualizado sobre las condiciones del mercado, tomando en cuenta a los tres operadores en competencia.

La convocatoria pasada se basó en un estudio del 2012 y analizó los datos de un solo operador: Kölbi, del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Ese texto fue considerado insuficiente por parte de los magistrados.

Con esta orden, la Sala resolvió uno de los tres recursos de amparo planteados en junio contra la audiencia a la que llamó la Sutel para definir si se avalaría su propuesta.

La iniciativa en disputa consiste en habilitar un nuevo método de pago: que los clientes pospago paguen la misma tarifa de ¢0,0075 por kilobyte, por descarga, que cancelan los usuarios prepago (de ¢0,0085 al incluir el impuesto de ventas).

La Superintendencia programó la audiencia para el 1.° de julio, mas esta fue suspendida luego de que los magistrados acogieran un recurso de amparo de un ciudadano.

A mediados de setiembre, el tribunal llamó a una vista a los jerarcas de la Sutel para conocer los detalles de su propuesta. En esta externaron su posición representantes de la Defensoría de los Habitantes y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

La convocatoria de la Sala IV surgió a raíz de un recurso de amparo que presentó un ciudadano el 12 de junio. De acuerdo con el recurrente, la iniciativa pendiente de aprobación carece de fundamento y, además, a la Sutel no le compete fijar tarifas pues es juez y parte.