16 julio, 2014

Ayer por la mañana, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) recibió una apelación de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en la que reclama alzas de ¢2 y ¢3 para el litro de gasolina regular y el de diésel.

Recope alegó que en el ajuste ordinario del 2 de julio, la Reguladora cometió errores al calcular costos de operación y, por eso, el litro de regular debía subir ¢29, en lugar de ¢27, mientras el litro de diésel debía bajar ¢10, y no ¢13.

Pero ese reclamo de nueve páginas fue desechado pocas horas después por la propia presidenta ejecutiva de Recope, Sara Salazar.

“(...) El mencionado recurso se presentó sin conocimiento ni autorización (de la Presidencia Ejecutiva) ”, explicó Salazar.

A raíz de lo sucedido, la jerarca giró ayer la orden interna para que toda gestión ante entidades externas sea conocida antes por ella.

En junio, las tarifas de las gasolinas alcanzaron precios récord. | ARCHIVO.
En junio, las tarifas de las gasolinas alcanzaron precios récord. | ARCHIVO.

Dos días atrás, en un intento por “lograr abaratar las tarifas de los combustibles”, Salazar envió una solicitud a la Aresep.

En resumen la propuesta es que, para el próximo ajuste extraordinario, se aplique una rebaja de ¢6 en el litro de las gasolinas súper y regular, y de ¢10 en el diésel.