Por: Mercedes Agüero 26 noviembre, 2012
 Junto a las líneas de transmisión eléctrica van 36 cables de fibra óptica que permitirán mejorar el servicio de Internet en la región. | ALEJANDRO MÉNDEZ.
Junto a las líneas de transmisión eléctrica van 36 cables de fibra óptica que permitirán mejorar el servicio de Internet en la región. | ALEJANDRO MÉNDEZ.

Los beneficios de la red eléctrica centroamericana también alcanzarán al servicio de Internet.

Junto a las líneas de transmisión de electricidad van 36 cables de fibra óptica que permitirán la conexión a las redes mundiales de Internet, por la vía terrestre.

Esto ofrecerá redundancia, y por lo tanto, mayor confiabilidad en el trasiego de datos.

Orlando Martínez, director de la empresa propietaria de la red (EPR) del Siepac, explicó que otro de los grandes beneficios será el abaratamiento en el costo de Internet, pues con la nueva red habrá mayor competencia.

“Hoy ¿cuánto cuesta un megabit en su casa? ¿Unos $15? Bueno, en el futuro con esos $15 podría tener 20 Mbps” , aseguró.

Martínez explicó que una vez terminada la red, la EPR podrá poner esa infraestructura al alcance de las proveedoras de servicios (de telecomunicaciones) a un menor costo del que pagan ahora.

Esta red de fibras ópticas le dará viabilidad a la Autopista Mesoamericana de la Información (AMI), prevista en el Proyecto Mesoamérica que procura reducir la brecha digital mediante una red que interconecte a toda la región, desde México hasta Colombia.

Parte de esa fibra también se requiere para las necesidades propias de operación y mantenimiento de la infraestructura de transmisión eléctrica.

En el tramo Parrita-Palmar Norte también está pendiente la instalación de esa fibra óptica.