Por: Alberto Barrantes C. 5 enero, 2013

Como parte de la construcción de una planta de gas natural en Moín, Limón, ayer fueron trasladados tres cilindros a la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

Cada uno de los tanques pesa 40 toneladas, tienen una capacidad de 250 metros cúbicos (m³) y serán instalados y abastecidos por la empresa española Felguera.

Para llevar a cabo el proyecto, el Gobierno realizará una inversión de $75 millones, destinados a la construcción de la terminal y a la planta de regasificación.

La iniciativa consiste en la ampliación de las instalaciones de Recope, con el propósito de incrementar la capacidad de almacenamiento y distribución de gas natural licuado en el país.

El proyecto se utilizará para generar electricidad y mover la industria y el transporte del país.

De acuerdo con el coordinador de la empresa Felguera, Juan Pablo Ruano, esperan que la instalación esté lista para el primer semestre de este año.

El gas natural es un producto de alta volatilidad, que se importaría licuado y que produce un 30% menos de dióxido de carbono (CO2) que los derivados del petróleo.