Reparaciones tardarían seis meses; construir y reubicar llevaría hasta 2 años

Por: Mercedes Agüero 6 octubre, 2012
 El Gobierno informó de que girará recursos a las municipalidades de los cantones cubiertos con la declaratoria de emergencia para que estas canalicen las ayudas a las familias más afectadas por el terremoto. | ABELARDO FONSECA.
El Gobierno informó de que girará recursos a las municipalidades de los cantones cubiertos con la declaratoria de emergencia para que estas canalicen las ayudas a las familias más afectadas por el terremoto. | ABELARDO FONSECA.

Un camino largo y lleno de trámites les espera a las familias que procuran recursos para reparar o reconstruir las casas afectadas por el terremoto del 5 de setiembre.

Para la mayoría de los damnificados, las soluciones tardarán de tres a seis meses. Mientras, para los más graves, que incluyen reubicación, el trámite se prolongará hasta por dos años, reconoció la ministra de Vivienda, Irene Campos.

Hasta el 1.° de octubre, ese ministerio había recibido reportes de 2.522 casas y ya inspeccionó 1.976.

Con base en estas visitas, la entidad hizo una proyección sobre el tipo de problemas que presentan.

La titular de Vivienda explicó que el 50%; es decir, 1.260 casas necesitan reparaciones mayores, pero sin necesidad de plano.

Estas tienen daños en repisas, techos, fisuras en paredes y pisos.

Otras 380 (15%) necesitan una reconstrucción total, pero en el mismo lote donde estaba la casa.

Mientras, 126 familias (5%) necesitan nueva casa y, además, un lote donde ubicarlas, pues el terreno quedó con problemas.

La mayoría de estos afectados se ubican en el cantón de Valverde Vega, Alajuela, uno de los más golpeados por el fuerte sismo.

De acuerdo con la inspección hecha hasta ahora, otras 380 casas (15%) no tenían ninguna falla.

Con base en estos datos, el Miniterio de Vivienda estimó que el costo de la atención a las familias será de, al menos, ¢5.500 millones.

Campos dijo que en unas dos semanas esperan recibir ¢3.000 millones, producto de la declaratoria de emergencia decretada la semana pasada por el Gobierno.

Adicionalmente, la presidenta, Laura Chinchilla, anunció ayer en Puntarenas que girarán recursos adicionales a las municipalidades incluidas en la declaratoria de emergencia para que atiendan a las familias con mayores problemas.

El Ministerio de Vivienda dijo que serán ¢4.000 millones adicionales a los que esa entidad destinará.

El mecanismo como se harán llegar las ayudas a los gobiernos locales y luego a los damnificados se conocerá el martes.

La presidenta agregó que, al día de hoy, se tienen garantizados los recursos para atender los daños en la infraestructura pública.

Ayuda condicionada. La ministra Campos manifestó que la ayuda que recibirá cada familia dependerá de su condición económica. Quienes tengan ingresos superiores a ¢1,2 millones al mes no recibirán ningún tipo de subsidio.

La atención, dijo, se hará por grupos de afectados, pero las personas que quieran arreglar sus casas por su cuenta pueden hacerlo y luego cobrar los recursos.

Para ello deberán acudir a los entes financieros autorizados, donde se contará con una lista completa de todos los casos analizados.

Las familias que tenían casa construida con bono y se les cayó, podrán volver a tramitar esta ayuda del Estado.