Unas 110.000 personas sufrirán cortes de más de seis horas al día

Por: Patricia Recio 29 febrero, 2016
Las reservas en las fuentes del AyA han bajado hasta en un 30% en los últimos días.
Las reservas en las fuentes del AyA han bajado hasta en un 30% en los últimos días.

Los desabastecimientos de agua aumentarán durante este mes de marzo, según estimaciones del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

Entre los sitios que resultarán más afectados se encuentran Desamparados, Zapote, Alajuelita, barrio Cuba, Paso Ancho y La Sabana.

Rolando Rojas, encargado de la Unidad de Producción y Distribución de esa entidad, explicó que marzo es el mes más difícil, por ser un mes muy caliente lo cual hace que aumente el consumo y disminuyan las reservas.

Por esta razón, comunidades de San José, Desamparados y Alajuelita continuarán enfrentando faltantes de agua por las tardes durante lapsos de entre 6 y 12 horas al día. Sin embargo, según Rojas, no es posible prever qué días faltará el agua con mayor anticipación.

"El centro de control hace proyecciones del día, tomando en cuenta el comportamiento de los tanques y se envía un boletín, pero no se puede hacer con más antelación, aquí se hacen esfuerzos para repartir el déficit y que la mayoría de la población tenga algunas horas de agua", explicó Rojas.

De acuerdo Rojas, actualmente se percibe una disminución de entre 20% y 30% en el caudal de las fuentes superficiales (ríos) que son utilizadas para captar líquido para el consumo.

El funcionario añadió que en estos días la cantidad de personas que se verán afectadas también irá en aumento. En las semanas pasadas el efecto era sentido por unas 70.000 personas, durante el mes de marzo podría llegar a los 110.000 abonados.

Según las previsiones del AyA, la proyección máxima es que 131.000 personas del Gran Área Metropolitana (GAM) sufrirían desabastecimientos durante la época seca en niveles medios, es decir faltantes de entre 6 y 12 horas al día.

Rojas aprovechó para hacer un llamado al ahorro del líquido y consumo responsable, pues es la medida más efectiva para aminorar el impacto durante esta temporada.