Instituto apelará al diálogo con municipio para aclarar temores e insiste en obra

 8 octubre, 2014

Grecia. La prolongada protesta en el centro de Tacares de Grecia surtió efecto y se aplazó, al menos por un día, el arranque de un plan que buscar llevar más agua a Atenas.

“Esto es una victoria, aunque aún no termine. Veremos qué nos proponen ahora”, dijo Alexis Herrera, de la comisión vecinal.

Tacares cerró ayer varias de sus calles y las llenó de decenas de manifestantes en defensa del agua. Su principal exigencia: que el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) aclare los temores sobre el plan.

El proyecto consiste en la ampliación de una tubería para hacer crecer el caudal que recibe Atenas, sumando el que proviene de una naciente ubicada en el parque Los Chorros, en el distrito de Tacares. De concretarse, el nivel del líquido crecería en 58 litros por segundo.

Los trabajos consisten en colocar tubos de 300 milímetros de diámetro en unos 10 kilómetros de Tacares, lo que tardaría tres meses.

Lo impidieron. “Que se vengan todos a bloquear acá; esta gente quiere sacar un tractor a la fuerza. No los dejemos trabajar ”, se escuchaba ayer por un altavoz.

Decenas de vecinos tacareños impidieron ayer que MECO iniciara el proyecto que permitiría al cantón vecino de Atenas recibir un mayor caudal de una naciente del parque Los Chorros, en el distrito Tacares. | ALONSO TENORIO.
Decenas de vecinos tacareños impidieron ayer que MECO iniciara el proyecto que permitiría al cantón vecino de Atenas recibir un mayor caudal de una naciente del parque Los Chorros, en el distrito Tacares. | ALONSO TENORIO.

A mediodía, con tal de calmar los ánimos –que con las horas y el sol se calentaron más de lo que se pensó– Rodolfo Lizano, jefe jurídico del AyA, dio la orden de suspender el inicio de las obras.

En el sitio, unos 60 oficiales de la Fuerza Pública, y antimotines se mantuvieron atentos en caso de que la protesta se tornara violenta.

El aplazamiento implicó incumplir, una vez más, con la fecha de inicio pactada entre el AyA y la constructora MECO, a cargo de la obra. Ese día se sigue postergando desde el 2012, por el mismo motivo.

De continuar con estos atrasos, el Instituto podría tener que pagar a MECO una indemnización de hasta ¢3.000 millones.

A pesar de una compleja realidad, Lizano afirmó que el contrato sigue en pie. Lo que sigue es negociar con la Municipalidad de Grecia y buscar acciones legales para garantizar avances en breve.

Querima Bermúdez, alcaldesa de Atenas, lideró el lunes una marcha en su cantón para exigirle acciones al AyA. Desde hace 10 años, unos 18.000 atenienses padecen por la escasez de agua.

¿Qué pelean? En Grecia se plantean múltiples molestias con el instituto rector de esta área.

El alcalde Adrián Barquero explicó que el proyecto aún carece de permisos para avanzar. Asimismo, culpó a la entidad de negligencia por no querer captar otra fuente dentro del mismo parque.

Con él coincidieron los líderes de la comisión de vecinos tacareños, Gregory Chaves y Jennifer Méndez, quienes aclararon que no se le está negando el agua a Atenas, sino que se exige a Acueductos un esfuerzo por cuidar Los Chorros.

Lizano, del AyA, explicó que, en 60 años, la entidad nunca ha requerido avales municipales para levantar obra pública, algo que ahora le exige Grecia y resaltó que se han esforzado por informar y coordinar con todas las partes.