Limpiar la línea para ver el estado de los rieles es la primera tarea en el plan

Por: Manuel Herrera 9 abril, 2013

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, oficializó ayer por la tarde, en barrio El Cacique de Río Segundo de Alajuela, el inicio de las obras que habilitarán el tren a esa ciudad, en el 2014.

Incluso, la mandataria señaló el 11 de abril del próximo año como la fecha en la que entraría a funcionar el servicio del ferrocarril.

Chinchilla dio el banderazo al proyecto en medio de amenazas de varios alajuelenses de darle la espalda durante el discurso del próximo jueves 11 de abril, cuando tendrán lugar los actos conmemorativos de la batalla de Rivas.

“Los alajuelenses no darán la espalda, ellos estarán ahí con nosotros”, declaró la mandataria.

Los vecinos se oponen a la concesión de la vía San José-San Ramón a la firma brasileña OAS.

En sus palabras, la presidenta hizo énfasis en que llevar el tren hasta Alajuela es otro de los proyectos de su gestión.

“Es parte de mi Gobierno. Así como logró llegar el tren a Belén y ahora a Cartago, se espera que para el 11 de abril próximo (2014) quede el tren a Alajuela”, dijo Chinchilla.

Al acto asistieron el presidente del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Miguel Carabaguíaz; el alcalde de Alajuela, Roberto Thompson, y el ministro de Comunicación, Francisco Chacón.

En marcha. La primera etapa de este proyecto se inició hace una semana por parte de una cuadrilla de la Municipalidad de Alajuela.

En principio, la tarea es la limpieza de la vía férrea, para así determinar el estado de los rieles e identificar las construcciones que han sido levantadas sobre la vía. Esas propiedades serán expropiadas, según explicaron el presidente del Incofer y el alcalde Thompson.

“La limpieza nos indicará cuáles son los problemas que muestra esta vía. Espero que esos trabajos tarden unos tres o cuatro meses”, calculó Carabaguíaz.

El jerarca del Incofer detalló que el costo del proyecto es de $6 millones (unos ¢3.000 millones).

En total, se deberán despejar 11 kilómetros de la línea.

Posterior a eso, se construirán la subbase y la base y se colocarán los nuevos rieles.

Thompson señaló que los trabajos se realizan en colaboración con el Incofer y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

En los tramos donde se concentra la labor –desde el cruce de la Cervecería Costa Rica hasta el centro de Alajuela– ya se localizaron invasiones.

“Dichosamente, no están con tanto problema para desalojo. Por ahora, seguiría el procedimiento de notificación y demolición de estructuras; la idea es que a principios del año entrante esté todo listo para iniciar”, terminó el alcalde.

El servicio beneficiará a pobladores de Heredia y Alajuela.