Por: Irene Vizcaíno, Diego Bosque 14 abril, 2016

San José

La Presidencia de la República confirmó la tarde de este jueves la decisión de la Junta Directiva de Recope de separarse de la empresa creada con China para construir una refinería en Moín.

El anuncio lo hizo este mediodía la presidenta ejecutiva de la Refinadora Costarricense de Petróleo, Sara Salazar, durante una comparecencia ante los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público. Así lo informaron mediante sus cuentas de Twitter, los diputados Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana, y Otto Guevara, del Movimiento Libertario.

"Junta Directiva RECOPE ha tomado decisión de separarse del contrato con CNPCI y liquidar SORESCO. Gestión de Diputados rindió frutos", publicó Redondo.

"Presidenta ejecutiva de Recope acaba de informarnos que la JD de Recope tomó la decisión de no seguir adelante con Soresco", tuiteó Guevara.

La refinería de Moín fue desmantelada en el 2011. Los 350 empleados que laboraban ahí fueron reubicados en otras áreas de Recope. | ARCHIVO
La refinería de Moín fue desmantelada en el 2011. Los 350 empleados que laboraban ahí fueron reubicados en otras áreas de Recope. | ARCHIVO

Salazar admitió ante los legisladores que la decisión se tomó "en una sesión químicamente pura". Según explicó, se trató de una reunión con la presencia solo de los directores, donde no hay actas y todos los acuerdos son verbales.

Tal encuentro se realizó antes de la Semana Santa (que fue del 20 al 27 de marzo).

Al dar esa información, el diputado Otto Guevara le cuestionó por qué razón, ella respondió a una consulta suya sobre Soresco, enviada el día 28 de marzo, que la única opción que se tenía para la firma con China era la venta de acciones.

Al admitir el ocultamiento, otros miembros de la Comisión le reclamaron. Entre ellos Epsy Campbell, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Salazar justificó no haber dado la información correcta, porque aún la Cancillería no le había notificado al Gobierno chino.

Por su parte, el mandatario Luis Guillermo Solís manifestó, en su gira a Guanacaste, que "la decisión está sustentada en el altísimo costo que esto le significó al país desde que se negoció el contrato original".

Aseguró que Recope realizó todos los esfuerzos por buscar mejor términos de este contrato.

La Sociedad Reconstructora Chino–Costarricense (Soresco) nació en el 2009 con un fondo de $100 millones aportados, mitad y mitad, por Recope y la estatal Corporación Petrolera Nacional de China (CNPC). El objetivo era contratar las obras de construcción y luego arrendar la refinería a Recope durante un periodo de 15 años.

Este proyecto, sin embargo, quedó paralizado desde 2013, luego de que la Contraloría General de la República detectó un conflicto de intereses en la elaboración de los estudios de factibilidad.

A partir de entonces, la firma ha tenido gastos sin que sus labores estuvieran claras, pues el Gobierno anterior se comprometió a buscar un plan B para poder levantar la refinería, no obstante, este nunca llegó.

Por esta razón, ha habido cuestionamientos de los diputados. La contralora, Marta Acosta, incluso urgió al Poder Ejecutivo a dar una respuesta al tema.

Entre los gastos más importantes de Soresco, estuvieron los $34 millones que costaron los estudios de análisis de factibilidad y viabilidad financiera.

A tales documentos, sin embargo, no se les dio uso porque la Contraloría General de la República (CGR) consideró que hubo conflicto de intereses, pues fueron contratados por una empresa china vinculada a la CNPC.

La presidenta ejecutiva de Recope aseguró que hicieron varias propuestas en el intento de sacar adelante el proyecto, entre esas, hacer un nuevo estudio de factibilidad y también la venta de acciones, sin que se concretara un acuerdo con el socio chino.

A la fecha, de los $100 millones del fondo conjunto, ya se gastaron $61,5 millones, según datos suministrados por Recope. De ese monto, solo en el 2015, con el proyecto completamente varado, la erogación fue de $4,3 millones.

Mayid Brenes, director jurídico de la Refinadora, dijo que buscan opciones legales para concretar la separación. Entre ellas, está el arbitraje internacional.

Colaboró la corresponsal Rebeca Álvarez