Por: Mercedes Agüero 3 junio, 2013
 Recope reutilizará parte de la vieja refinería de Moín. | ARCHIVO.
Recope reutilizará parte de la vieja refinería de Moín. | ARCHIVO.

El proyecto de la nueva refinería que Recope pretende construir en asocio con China no incluye la planta para asfalto.

Dicha obra sería financiada y construida directamente por la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y tendría un costo de $12 millones.

Según informó la Refinadora, esta obra no se incluyó en el plan conjunto con China porque el asfalto tiene un valor inferior al petróleo y es más rentable importarlo que procesarlo aquí.

“El proyecto (con China), como es una refinería de alta conversión, la unidad de vacío que incluye será utilizada para separar los fondos y ser tratados para convertirlos en otros productos más rentables”, dijo la directora de prensa, Shionny Porras.

No obstante, la empresa impulsa el proyecto de forma separada con el fin de aprovechar parte del equipamiento actual y disminuir así la inversión.

La nueva refinería tendría capacidad para procesar 65.000 barriles y representa una inversión de unos $1.500 millones.

Producción. La planta tendría capacidad para procesar 2.000 barriles diarios de asfalto de la calidad AC30, que en la actualidad se importa.

También podría refinar el asfalto tipo PG 64-22, el cual es recomendado por el Laboratorio de de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica (Lanamme).

Según este órgano, el país requiere diversas calidades de asfalto debido a la variabilidad climática que afecta a las vías.

La construcción de la procesadora empezaría de forma paralela con la refinería, el año entrante, y se estima que quedaría lista en unos tres años.

La empresa cuenta con la ingeniería básica y una de las opciones para su desarrollo es mediante la modalidad Ingeniería, Procura y Construcción (IPC), mecanismo de contratación usado para la refinería.