ICE, Cámara de Industrias y Acope objetan canon, pues subirá tarifa de luz

Por: Irela Fornaguera 2 julio, 2015
Si se aprobara el proyecto de ley propuesto por el diputado Jorge Rodríguez, la municipalidad de Siquirres, en Limón, recibiría dinero por cada kilovatio hora que genere y venda el proyecto hidroeléctrico Reventazón, a cargo del ICE. Esta planta arrancaría en marzo de 2016. | MAYELA LÓPEZ
Si se aprobara el proyecto de ley propuesto por el diputado Jorge Rodríguez, la municipalidad de Siquirres, en Limón, recibiría dinero por cada kilovatio hora que genere y venda el proyecto hidroeléctrico Reventazón, a cargo del ICE. Esta planta arrancaría en marzo de 2016. | MAYELA LÓPEZ

Las municipalidades recibirían dinero por cada kilovatio hora (kWh) generado por los proyectos eléctricos que operen en su cantón, si se aprueba un proyecto de ley que se discute en la Asamblea Legislativa.

La iniciativa 19.119 pretende que los gobiernos locales perciban un centavo de dólar por cada kWh comercializado, sin importar con qué fuente se genere. Es decir, se aplicaría para proyectos hidroeléctricos, eólicos, geotérmicos y de biomasa, tanto estatales como privados.

Fue el diputado Jorge Rodríguez, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), quien presentó el texto que se discute en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso.

Su propósito, manifestó, es hacer “justicia” y compensar a todos los cantones que sufren daños económicos y sociales por albergar estas obras.

El documento, en la corriente legislativa desde mayo del 2014, establece que el canon sería recaudado por el Ministerio de Hacienda y se destinaría a la reparación y mantenimiento de vías e infraestructura, así como a programas sociales y de preservación del ambiente.

“La ley no sería retroactiva y no se aplicaría a los pequeños productores de energía solar (generación distribuida). Hay dudas sobre si se cobrará un centavo de dólar o un colón”, declaró el congresista rojiazul.

Rodríguez, exalcalde de Paraíso de Cartago, insistió en que los municipios sí son capaces de ejecutar los recursos que llegan a sus arcas. Semanas atrás, sin embargo, la Contraloría General de la República reveló una severa subejecución de dineros por parte de los gobiernos locales.

¿Cómo lo reciben? La mayor preocupación de los sectores es que el nuevo impuesto encarecería, aún más, las tarifas eléctricas que pagan los consumidores.

Así lo confirmó Dennis Meléndez, jerarca de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep). Según dijo, si se gravara la generación, los pagos serían “inmanejables” para los productores y el impacto en las tarifas sería “significativo”.

En el 2014, se habrían recaudado con el canon ¢50.000 millones, lo que supera todo el gasto para operar y mantener el sistema de generación del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Según aportes de Luis Pacheco, gerente de Electricidad del Instituto, la fuente que más aportaría dinero a los municipios sería la hidroeléctrica, pues con sus plantas se genera el 66% de la electricidad (6.717.000.000 kWh).

La segunda de mayor peso sería la geotérmica, que produce el 15,2% (1.538.000.000 kWh). Le siguen la térmica, responsable del 10% (1.043.000.000 kWh) y la eólica, con el 7% (735.000.000 kWh).

Carlos Obregón, presidente del ICE, recordó que la producción eléctrica (en el caso de la entidad) carece de fines lucrativos, por lo que todo el dinero generado lo necesitan para inversión.

"Todos los costos del ICE son trasladados a las tarifas de los usuarios, por lo que cualquier canon que se establezca se sumaría a ese costo. Más bien hemos tenido una presión grande para bajar las tarifas eléctricas y, así, ayudar e mejorar la competitividad", dijo Obregón.

Mario Alvarado, director de la Asociación Costarricense de Productores de Energía (Acope), rechaza el plan. Sostiene que el sector privado paga los tributos que las firmas nacionales cancelan.

“Las tarifas del servicio de electricidad, al ser un servicio público, se establecen bajo el principio del servicio al costo. Los impuestos serían otro costo adicional y se trasladará, sin duda, al usuario final”, dijo Alvarado.

La iniciativa tampoco convence a Gilberto Monge, alcalde de Mora y vicepresidente de la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI). Él rescata “el espíritu” del plan, pero opina que el dinero que se les giraría es muy poco y no vale la pena crear conflicto entre sectores. Agregó que los municipios no propusieron el texto y no se les consultó.

Obregón, Alvarado, Monge y Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias, se oponen a cargar aún más las tarifas eléctricas pues, más bien, el país ha estado buscando medidas desesperadas por abaratarlas y mejorar el empleo y competitividad.

Ruta alterna. Legisladores como Juan Marín, del Partido Liberación Nacional (PLN), coinciden en que no es viable encarecer la luz para los usuarios, por lo que el canon propuesto deberían pagarlo las empresas generadoras.

Según él, estas deben recortar sus altos costos de operación con tal de compensar “las pérdidas”.

Al respecto, el regulador Meléndez dijo que la Aresep ya hace lo posible por limitar las firmas en sus costos (siempre manteniendo su equilibrio), y que estas más bien se quejan de asfixia.

“Si efectivamente se logra que las compañías disminuyan sus costos, eso deberíamos aprovecharlo precisamente para disminuir el precio de la luz Si a nosotros nos quitan la restricción de garantizar el equilibrio financiero de las empresas, podríamos abrirles campo y ahí que ellos se peleen para ver cómo hacen para distribuir eso entre los demás costos, para ver qué es lo que reducen. En estos momentos, nosotros tenemos esa restricción en ley ”, declaró.

El regulador dijo que los esfuerzos de la Aresep por controlar los costos no se han reflejado en bajas tarifarias, pero sí han evitado que suban todavía más.

Según Egloff, “no hay almuerzo gratis”, pues todo recorte lo pagaría el usuario. Él reclamó que los municipios no son capaces de ejecutar los fondos que ya perciben, por lo que darles más, dispararía aún más la ineficiencia.

"Nos oponemos a este proyecto; no es viable. Tenemos que impulsar la competitividad, el empleo y la riqueza. Cuando tengamos eso, veamos como distribuirla en los gobiernos locales (que no han sido capaces de ejecutar lo que ya tienen", declaró Egloff.

El proyecto de ley 19.119

-Artículo 1: En todos aquellos cantones en donde se produce energía eléctrica, se pagará un canon de un centavo (de dólar) por kilowatts [sic] producido y vendido.

-Artículo 2: La suma obtenida por el canon impuesto, será girada a las municipalidades de los cantones en donde se localice el hecho generador.

-Artículo 3: Los recursos obtenidos serán utilizados para mantenimiento, reparación y reconstrucción de la red vial cantonal, desarrollo de programas de mantenimiento y preservación del medio ambiente y obras de infraestructura, al igual que en la promoción de programas sociales (...).

-Artículo 4: El canon propuesto será recaudado por el Ministerio de Hacienda y girado a las municipalidades respectivas en forma trimestral.