Ganó ¢420.000 al vender la carne

Por: Hugo Solano 10 abril, 2015
La pasada Semana Santa muchos vecinos de Cañas, Guanacaste, se vieron favorecidos por la capura del enorme pez.
La pasada Semana Santa muchos vecinos de Cañas, Guanacaste, se vieron favorecidos por la capura del enorme pez.

Rafael Chavarría, conocido como Gato, tiene la virtud de bucear hasta tres minutos abastecido solo por el oxígeno que guarda en sus pulmones y el Miércoles Santo hizo una de las mejores faenas de pesca de su vida.

A eso de las 3:30 p. m. se sumergió en las aguas al frente de playa Agujas, cerca de Punta Leona, en el Pacífico central y atrapó un pez mero de 180 kilos.

Chavarría tuvo que sumergirse tres veces para ubicar bien al mero y dispararle con su arbaleta en la cabeza.

Con 20 años de bucear "a pulmón" sabía que tenía que impactar en la cabeza al ejemplar y así fue.

El pez mero tiene una carne sumamente apetecida en el mercado. Este es el segundo de tamaño extraordinario que pesca Chavarría.
El pez mero tiene una carne sumamente apetecida en el mercado. Este es el segundo de tamaño extraordinario que pesca Chavarría.

El es vecino de Cañas, Guanacaste. Ese día llegó a pescar con unos amigos de San José de Upala y con su hija Génesis, de 21 años, quien desde los 9 años bucea y también resiste mucho tiempo bajo el agua.

El mero capturado el Miércoles Santo estaba en un arrecife artificial formado por un barco hundido en esa zona, que sirve de guarida a muchos peces. Está a unos 30 metros de profundidad y en uno de los compartimentos, estaba el pez.

"Era como un ternero. Si el impacto fallaba lo perdía. Yo tenía una boya amarrada a la cuerda de la varilla que lo atravesó y lo pudimos sacar a flote. He sacado muchos de 70 y 90 kilos, pero este es el segundo de peso extraordinario", dijo Chavarría.

Con su presa volvió a Cañas y en cuestión de pocas horas vendió la carne fileteada que pudo extraer del pescado a ¢7.000 el kilo.

Este fin de semana volvera al mar, de cuyos frutos ha vivido la mayoría de sus 52 años.