Empresarios piden a usuarios solicitar revisión del pasaje ante la Aresep para reanudar servicios

Por: Daniela Cerdas E. 14 junio
Vecinos de La Carpio esperan el servicio pirata.
Vecinos de La Carpio esperan el servicio pirata.

Los empresarios de la compañía de buses Biusa y Guillial S. A. restablecieron el servicio de transporte en La Uruca y San José, este miércoles, con la condición de que sean los mismos vecinos de las comunidades afectadas quienes intercedan por ellos ante la Aresep para pedir una revisión de tarifas.

Así lo informó Alfredo Villalobos, vocero de las firmas, quien explicó que a ese acuerdo llegaron los empresarios con las organizaciones comunales y representantes de los vecinos de lugares afectados.

"Ellos van a gestionar para que la Aresep revise la solicitud que hace la empresa. Las mismas comunidades van a pedir que se le dé trámite a esta solicitud y se establezca la tarifa que solicitamos. Con ese acuerdo, se restablece el servicio de buses en todas las comunidades", dijo Villalobos.

Desde el martes hasta la mañana de este miércoles, los empresarios de la compañía de buses Biusa paralizaron los servicios de la ruta 10 y todos sus ramales, que incluyen: Hospital México, la Peregrina, La Carpio, barrio Corazón de Jesús, León XIII, Parque de Diversiones, urbanización Rositer Carballo y el subsector a Heredia sur.

Además, la empresa Guillial S. A. no brindó transporte en las rutas de barrio Escalante, barrio La Cruz y barrio México.

Ambas compañías piden a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) y Consejo de Transporte Público (CTP) reconocerles una tarifa por "desequilibrio financiero". Alegan que, desde hace meses, vienen operando con pérdidas económicas, a las cuales no les ven solución, por eso, pidieron a estas autoridades, hace más de un mes, reconocerles una tarifa por desequilibrio financiero (tarifa de salvamento).

Francisco León, quien se identificó como vicepresidente de la Asociación de Desarrollo Integral Finca La Caja La Carpio, aclaró que representantes de esa organización se reunieron con el propietario de Biusa a las 9:30 a. m. en las instalaciones de la empresa, en La Uruca, para conversar del tema de tarifas.

Sin embargo, el único compromiso adquirido, dijo León, fue que consultarían a la comunidad de la posibilidad de pedir un alza.

"Ellos querían ¢350 (actualmente pagan ¢255) pero es demasiado. Yo hablé con don Raymond (Simaan) y le dije que tal vez ¢300, pero había que hacer un sondeo y pedirle permiso al pueblo, no podemos tomar decisiones, por eso nos vamos a reunir con la comunidad", dijo el vicepresidente de la Asociación.

De acuerdo con información de la Autoridad Reguladora, la ley faculta a las organizaciones comunales legalmente establecidas a realizar la gestión de revisión.

Jorge Sanarrucia, consejero del usuario de la Aresep, explicó que la solicitud es para revisar, no expresamente para pedir un alza o una rebaja, pues lo que determina el ajuste es la metodología de cálculo.

Acciones

La paralización de servicio de martes a miércoles afectó a un promedio de 60.000 personas que a diario utilizan los servicios de estas dos empresas.

Fueron los vecinos de La Carpio lo que se vieron más perjudicados por la medida ya que ninguna otra ruta llea a su comunidad; para salir de allí tendrían que caminar o pagar taxis piratas.

Precisamente, transportistas informales se aprovecharon de la situación para cobrar precios antojadizos por los recorridos.

Ante la situación, el CTP informó de que ahora corresponde al Departamento de Inspección y Control remitir a la Junta Directiva un informe sobre el caso.

Será con base en esa información que la Junta decidirá si se abre o no un procedimiento sancionatorio para las empresas involucradas en el supuesto abandono del servicio.

Mario Zárate, director del CTP, explicó que antes de que se anunciara la reanudación del servicio, este miércoles, sostuvo una reunión con representantes de las distintas Cámaras de Transportistas para que evaluaran por medio de sus asociados, asumir el servicio de manera emergente.

No obstante, los empresarios dejaron claro que esta acción resultaba compleja pues no sería sostenible dado que la prestación del servicio con las actuales condiciones tarifarias "son deficitarias".

El funcionario también se reunió con representantes del sector de servicios especiales a fin de valorar si podían colaborar con buses para prestar el servicio, que en total requiere de unas 101 unidades para cubrir estas rutas. Antes de que esta reunión iniciara, se confirmó la prestación normal del servicio.

De acuerdo con Aresep, las empresas Biusa y Guillial no han presentado formalmente una solicitud de ajuste de tarifas ordinario desde el año 2011 y es dentro del proceso de tarifa ordinaria donde se determina si se requiere un ajuste para restituir el equilibrio financiero de la empresa.

Para la Defensoría de los Habitantes es "inaceptable" que miles de usuarios de buses se vean afectados con la interrupción de este servicio público.

"Los autobuseros tienen los canales administrativos apropiados para solicitar ajustes tarifarios cuando consideran que puede existir desequilibrio financiero que afectaría la operación de la misma, sin embargo, no es posible que utilicen como medida de presión el dejar sin servicio público a miles de personas que requieren llegar a sus centros de trabajo, centros educativos y cualquier otra gestión trascendental en la vida cotidiana", dijo la entidad en un comunicado.

Requisitos para la solicitud

El artículo 30 de la Ley 7593 de la Autoridad Reguladora de los Servicios Pública, establece que los prestatarios de servicios públicos, las organizaciones de consumidores legalmente constituidas y cualquier entidad pública con facultades podrán presentar solicitudes de cambio de tarifas y precios.

Jorge Sanarrucia, consejero del usuario de la Aresep, explicó que la solicitud no se plantea en favor de un alza o una rebaja, sino una revisión, pues será la corrida del modelo de cálculo tarifario la que determine el ajuste.

En el caso de las asociaciones de desarrollo, son ellas mismas las que corren el modelo. Para hacerlo, requieren datos que deben pedir al Consejo de Transporte Público (CTP): la flota, los horarios, concesión o permiso, las distancias y la demanda actualizada.

Una vez que corran el modelo, presentan el resultado ante la Aresep para que autorice la tarifa resultante.

"(Las asociaciones) no pueden venir con un alza; hay que correr el modelo y puede dar una subida, una rebaja o que se quede igual", aclaró Sanarrucia.

Nota del editor: Información actualizada a las 5:18 p. m.

Etiquetado como: