Tribunal suspende directriz que da cinco años para comprobar eficacia de fármacos

Por: Mercedes Agüero 24 octubre, 2012
 El Ministerio de Salud aún desconoce cuántos medicamentos, como los utilizados para combatir el cáncer de mama, se están comercializando sin los debidos estudios de bioequivalencia. | ARCHIVO.
El Ministerio de Salud aún desconoce cuántos medicamentos, como los utilizados para combatir el cáncer de mama, se están comercializando sin los debidos estudios de bioequivalencia. | ARCHIVO.

Más de un centenar de pacientes que sufrieron cáncer de mama se apuntaron un primer triunfo contra el Ministerio de Salud en su lucha por mejorar la calidad de los medicamentos que reciben.

Los afectados acudieron a la vía judicial para tratar de apurar los estudios de bioequivalencia de fármacos genéricos utilizados en el tratamiento de la enfermedad.

Dicha gestión ya dio frutos. El Tribunal Contencioso-Administrativo emitió ayer una medida cautelar “provisionalísima” la cual suspende una directriz de Salud que otorgaba hasta cinco años para aplicar dichos análisis.

Esto además llevaría a suspender la comercialización en el país de esos medicamentos hasta que no aprueben dicho requisito.

La prueba de bioequivalencia busca determinar si dos medicamentos (uno original y otro genérico) tienen o no el mismo compuesto para impactar positiva y directamente contra una enfermedad.

En la resolución emitida ayer, el Tribunal le otorgó tres días al Estado – el cual será representado por la Procuraduría General de la República– para que haga su descargo.

Las gestiones judiciales fueron llevadas adelante por Cintia Solano Castillo y la Asociación Nacional Segunda Oportunidad de Vida ( Anasovi ), la cual reúne y apoya a pacientes oncológicos.

“Con la cautelar se logra que de inmediato se suspenda que los medicamentos en esa condición se sigan autorizando comprando o autorizando en el mercado privado hasta que presenten los estudios”, explicó Cristian Campos, abogado que representó a los pacientes.

La controversia sobre el uso de genéricos se dio luego de que pacientes denunciaran efectos secundarios del fármaco Anastrazol del laboratorio Fressenius Kabi.

Tal medicamento recibió este año el permiso de venta, pero sin cumplir los respectivos estudios.

En esa condición está otro grupo de medicamentos los cuales recibieron aval para ser comercializados en el país, entre el 30 de junio del 2010 y el 16 de enero del 2012, cuando estuvieron suspendidas las pruebas de bioequivalencia.

Por su parte, Ileana Herrera, directora general de Salud del Ministerio, dijo que acatarán la disposición del Tribunal Contencioso y le darán las debidas explicaciones.

Paralelamente, dijo, harán levantarán la lista con los fármacos en esa condición y se abrirá un debido proceso cuyo fin último sería sacar del mercado los medicamentos hasta que se cumpla con los debidos estudios de equivalencia.

De acuerdo con Herrera, estos análisis tardarían aproximadamente unos seis meses.