En el país ya existen 321 dispositivos inteligentes; no obstante, sólo los ubicados en San José están conectados al centro de control

Por: Andrea González Mesén 30 septiembre, 2014
Según el MOPT el sistema de semáforos utilizado en el centro de San José es igual al que se implementará en el 2015 en las principales radiales.
Según el MOPT el sistema de semáforos utilizado en el centro de San José es igual al que se implementará en el 2015 en las principales radiales.

Los viejos semáforos ubicados en ocho de las principales vías de San José serán sustituidos por 85 dispositivos inteligentes y provistos de cámaras, para regular y agilizar el flujo vehicular.

Los aparatos sustituirán a los dispositivos que actualmente se ubican en las radiales de Zapote, Pavas, Desamparados, San Francisco de Dos Ríos, Paso Ancho, Circunvalación y los trayectos Barrio Cuba - Hatillo y La Uruca - Calle Blancos.

Los reguladores, que entrarán a operar en el 2015, estarán acompañados de pequeñas cámaras que permitirán monitorear cuáles sentidos de la vía están más saturados, y de ser necesario, realizar variaciones en los tiempos de cambio de color del semáforo, para agilizar el tráfico.

Esta regulación automatizada la realiza el MOPT en el Centro de Control de Tránsito, al sur de San José. Cuando se instalen los 85 aparatos nuevos, se sumarán a los equipos inteligentes que actualmente operan en las rutas más transitadas de las cabeceras de San José, Cartago, Heredia y Alajuela.

Precisamente, el pasado viernes se cerró la licitación internacional por $2,7 millones para la compra e instalación de los nuevos semáforos, según indicó Diego Rugama, subjefe del Centro.

La implementación del sistema de semáforos centralizados inició en el 2007. A la fecha se cuentan con 331 dispositivos instalados; no obstante, sólo los colocados en San José están interconectados con el Centro de Control.

Rugama aseguró que antes de que finalice el año se pretende que los 331 semáforos ya instalados tengan conexión con el Centro de Control en San José.

“El objetivo es ir migrando a nuevas tecnologías como el sistema centralizado, una súper red de computadoras y que todas estén interceptadas y que se puedan manipular diariamente”, mencionó.

Erick Acosta, vocero de la unidad de seguridad vial y trasporte del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica (Lanamme), explicó que para que estos dispositivos cumplan con su objetivo es necesario regular los horarios de carga y descarga, paradas de autobuses y espacios de estacionamientos.

“San José es un ejemplo. No funciona adecuadamente por los autobuses, porque los vehículos grandes bloquean la vía y se pierden los beneficios de la red vial”, aseguró.

Antes de que termine el 2014 el Ministerio pretende colocar 90 nuevos dispositivos simples (sin cámaras) en diferentes partes del país.