Centros son de educación indígena o de programa nocturno para adolescentes

 30 octubre, 2012
 El profesor de Español Fernando Campos repasó contenidos ayer con las estudiantes Ashil Jiménez (izq.) y Camila Calvo. Ellas están en el Colegio El Carmen de Alajuela y desde hoy harán bachillerato. | FRANCISCO BARRANTES
El profesor de Español Fernando Campos repasó contenidos ayer con las estudiantes Ashil Jiménez (izq.) y Camila Calvo. Ellas están en el Colegio El Carmen de Alajuela y desde hoy harán bachillerato. | FRANCISCO BARRANTES

Nueve colegios cerraron el año pasado con un récord que nadie quiere: todos sus estudiantes reprobaron en las Pruebas Nacionales de Bachillerato.

Dichas instituciones tienen el reto de revertir esos resultados a partir de hoy, cuando empiezan esos exámenes.

Esos centros educativos están en comunidades indígenas o son telesecundarias en zonas rurales.

En la lista figuran las telesecundarias San Rafael norte (Corredores), Alto Guaymí y Alto Conte, en Golfito, Puntarenas. También están los liceos rurales Yorkin y Alto Coen, en Talamanca.

Las otras cuatro instituciones corresponden al Programa Nuevas Oportunidades, ahora transformado en Colegio Nacional Virtual Marco Tulio Salazar.

Ese sistema está diseñado para adolescentes que deciden retornar a las aulas tras desertar por diversas razones como, por ejemplo, trabajo o embarazo.

Una de esas sedes funciona durante las noches en el Colegio José Albertazzi, en Los Guido de Desamparados. Ahí, 73 estudiantes hicieron los exámenes el año pasado, pero ninguno se graduó.

Rebeca Ávila, directora del centro, no quiso pronunciarse anoche sobre este tema por teléfono.

Las otras sedes de Nuevas Oportunidades que no tuvieron promoción en bachillerato operan en los colegios Carlos Manuel Vicente, de Coto Brus; Julio Fonseca, en La Uruca, San José; y en Talamanca.

En la acera de enfrente aparecen los colegios científicos, cuya promoción del año pasado fue del 100%. Entre tanto, los dos primeros liceos privados que sobresalen en la lista son Los Delfines, en el cantón de Aguirre, Puntarenas; y Nuestra Señora de los Ángeles, en San José.

Razones. Félix Barrantes, director de Gestión y Calidad Educativa del Ministerio de Educación Pública (MEP), consideró que los centros educativos donde nadie ganó bachillerato posiblemente funcionan en un entorno complicado.

“Algunas veces son comunidades muy pobres, de integración familiar no completa y tienen problema internos de edificios”, dijo.

Por su parte, Kenneth Cubillo, director de Educación Rural de la Universidad Nacional (UNA), ve conveniente que haya un programa especial en esos lugares.

“Queremos hacer una alianza con el MEP para crear un plan de estudios de maestros para comunidades rurales, porque hay que entender esos poblados”, concluyó.

Etiquetado como: