Los proyectos de La Jabalina y Chimurria serían los principales afectados.

Por: Steven Oviedo 17 febrero, 2015

Redacción

El Concejo Municipal de Upala acordó, el pasado viernes, declarar una moratoria de cinco años para el otorgamiento de permisos para la instalación de proyectos hidroeléctricos en el cantón.

El proyecto hidroeléctrico Los Negros II sería el único que lograría concretarse por tener adelantado los permisos.
El proyecto hidroeléctrico Los Negros II sería el único que lograría concretarse por tener adelantado los permisos.

La moratoria afecta directamente a los proyectos hidroeléctricos La Jabalina y Chimurria, que aprovechan aguas cantonales y que ya estaban avanzados en los trámites para su implementación. Caso contrario se presenta con el proyecto Los Negros II, que ya cuenta con la mayoría de los permisos aprobados.

Este último se instalará en Cuatro Bocas de Upala y tendrá una capacidad intalada de 28 megavatios (MW), según indica la página de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia, que es partícipe en el proyecto.

Al aprobar la moratoria, el ayuntamiento pretende realizar estudios de impacto social y ambiental acumulativo de las tres represas que ya están autorizadas en el municipio: Canalete II, Los Negros I y Cote y determinar si procede o no aprobar más proyectos.

"El pueblo no quiere nada con las hidroeléctricas. Hay uno (proyecto hidroeléctrico) que es posible que progrese porque tienen adelantado los permisos. La de Jabalina y la de Chimurria si se verían afectadas. Estas no van a progresar, es definitivo", explicó Alvaro Carrillo, regidor municipal por el Partido Acción Ciudadana (PAC).

El acuerdo de moratoria fue aprobado por cuatro de los cinco regidores de Upala (tres de Liberación Nacional, uno del PAC y otro del Movimiento Libertario). Solo una regidora de Liberación rechazó la moción impulsada por Carrillo. Este acuerdo entrará vigencia tras ser publicado en La Gaceta.

Consultado sobre este tema, el abogado ambientalista, Álvaro Sagot, considera que en lugar de un acuerdo de moratoria, el municipio debió realizar un plebiscito para así cerrar la posibilidad de una apelación.

"Las decisiones de moratorias de este tipo pueden ser llevadas a revisión al contencioso administrativo con un recurso de apelación que se interponga de parte de los proyectistas. Para mi criterio era mejor opción hacer plebiscito, pues tiene más sustento, más fortaleza y han resistido pruebas a nivel de Sala Constitucional", analizó Sagot.

La Nación intentó conversar con los encargados de los proyectos hidroeléctricos La Jabalina y la Chimurria, pero no contestaron, de igual manera el alcalde de Upala Alejandro Ubau no contestó en todo el día.