Por: Juan Fernando Lara 12 noviembre, 2015

Los empleados de la Municipalidad de Alajuela invadieron una zona protegida en un terreno localizado en Poás, con la intención de utilizar las nacientes que llevan el agua a vecinos de calle San José, en ese cantón, y otros poblados cercanos.

Los hechos ocurrieron el 4 y 5 de noviembre, cuando cuadrillas y equipo del municipio alajuelense aparecieron sin autorización en la naciente El Común, captada y concesionada a Poás desde hace 70 años.

La denuncia la puso Roy Murillo Carvajal, dueño de la finca por donde entraron los funcionarios y la maquinaria con intenciones de “realizar una intervención en la zona de protección de la naciente”.

Así dice la carta que Joaquín Brenes, alcalde de Poás, le envió a Roberto Thompson, su homólogo alajuelense, el 5 de noviembre, en la que pide aclaraciones.

Ese mismo día por la mañana, según indica la carta de Brenes, vecinos del acueducto rural de calle San José denunciaron, ante la Alcaldía de Poás, que empleados municipales de Alajuela también ingresaron a la naciente llamada Común II, cuya terreno y administración les pertenece.

Según los lugareños, el personal estaba cortando la maleza para abrir un trillo en el sitio.

Al detectar la presencia de los peones municipales, administradores de ese acueducto rural acudieron al lugar a detener el trabajo y a cuestionarlos sobre su presencia, indicó Carlos Francisco Alfaro, líder de la Asociación del Acueducto Rural de calle San José.

Parte de la naciente en la ASADA de San Pedro de Poás | JORGE ARCE.
Parte de la naciente en la ASADA de San Pedro de Poás | JORGE ARCE.

Los peones les respondieron que habían sido enviados a abrir un tramo, por el cual pretendían colocar una tubería.

Alfaro señaló que les ordenaron parar porque, aparte de estar ahí sin permiso, querían mover una piedra en la naciente con una excavadora de la Municipalidad de Alajuela.

Además de invadir propiedad de la Asociación Administradora del Acueducto Rural (Asada), los vecinos se enojaron por el desconocimiento del personal, pues “querían mover piedras en una naciente con maquinaria pesada, sin considerar el riesgo de daño a la naciente”.

Alfaro afirmó que ya denunció el caso ante el Tribunal Ambiental Administrativo y se le pidieron explicaciones a Thompson.

Se disculpa. “Es inaceptable. Ningún funcionario de la Municipalidad tiene permiso para hacer esa clase de ingresos”, dijo Thompson, quien busca su reelección en los comicios del 7 de febrero.

Según dice, a él le informaron que “los muchachos andaban en una labor exploratoria y en ningún momento era el caso hacer una conexión u obra”.

Thompson agregó que dichas exploraciones buscan localizar nuevas captaciones de agua para la comunidad de Quebradas de Tambor, la cual enfrenta problemas de suministro.

El alcalde enfatizó que sentará responsabilidades por el hecho y que ya se había disculpado con la Municipalidad de Poás.