Con la revisión, se busca renovar a las embarcaciones el Certificado de Navegabilidad, que les permite zarpar en los puestos y operar en forma legal

Por: Manuel Herrera 4 marzo, 2014

El próximo lunes 10 de marzo, la Dirección de Navegación y Seguridad del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) inicia con la inspección anual de las embarcaciones con clase pesca artesanal, pesca deportiva, recreo y pasajeros.

El próximo lunes 10 de marzo, la Dirección de Navegación y Seguridad del MOPT inicia con la inspección anual de las embarcaciones con clase pesca artesanal, pesca deportiva, recreo y pasajeros.
El próximo lunes 10 de marzo, la Dirección de Navegación y Seguridad del MOPT inicia con la inspección anual de las embarcaciones con clase pesca artesanal, pesca deportiva, recreo y pasajeros.

Con la revisión se busca renovar a las embarcaciones el Certificado de Navegabilidad, que les permite zarpar en los puestos y operar en forma legal.

Jorge Hernández Chavarría, director de Navegación y Seguridad del MOPT, explicó que las primeras flotas en revisar son las que zarpan en el muelle de Los Chiles y las del Área de Conservación de Caño Negro.

También entre el próximo lunes y miércoles se inspeccionará las embarcaciones que operan en puerto Viejo de Sarapiquí.

Los propietarios de las embarcaciones o representantes legales deberán presentarle al inspector el último certificado de navegabilidad y el documento de propiedad registral de la embarcación, detalló Hernández.

También deberán enseñar original y copia del pago del canon a favor del Servicio Nacional de Guardacostas, a excepción de las embarcaciones dedicadas a la pesca artesanal, exentas de ese pago.

Según el artículo 31 de la Ley de Creación del Servicio Nacional de Guardacostas el precio del canon depende del tamaño de la embarcación: menos de 35 pies de longitud pagarán ¢19.970; entre 35 y 50 pies, ¢31.952; y más de 50 pies deberán cancelar ¢39.940.

"De igual forma, se debe aportar un cuaderno de resorte de al menos 50 páginas, debidamente foliado y sellado por la Dirección de Navegación y Seguridad, donde se anotarán las deficiencias y recomendaciones a subsanar en la siguiente inspección técnica", explicó Hernández.

Al momento de la inspección las embarcaciones deberán tener a bordo todo el equipo de seguridad y de navegación, instalado y en buen estado; estar en condiciones de navegabilidad; tener la pintura en buen estado; y tener pintados sobre la línea de flotación y, en ambos costados el nombre, matrícula y la bandera de Costa Rica.