Prelado invita a joven que denunció presunta discriminación por preferencia sexual a conversar con él

Por: Ángela Ávalos 11 febrero, 2016

El obispo de la diócesis de Alajuela, Monseñor Ángel San Casimiro, invitó conversar con él al joven homosexual que denunció impedimento para ser padrino de bautizo, con el objetivo de aclarar la situación que se presentó en la parroquia de San Joaquín de Flores, en Heredia.

El prelado, además, manifestó enfáticamente que la Iglesia Católica no discrimina a ninguna persona por su identidad sexual.

"¿Discriminación en la Iglesia por la identidad sexual? ¡Lo niego categóricamente! Jamás en la Iglesia, y al menos en la diócesis que a mí me toca pastorear, jamás habrá un signo de exclusión de nadie por esta tendencia. Tan hijo de Dios es un homosexual como un heterosexual", manifestó San Casimiro minutos después de oficiar la misa de unción de los enfermos, en la parroquia de San Joaquín de Flores, en Heredia. Esta pertecece a la diócesis alajuelense.

Jefrey Ulate con la pequeña Valentina, de 11 meses. Él seguirá luchando por convertirse en su padrino de bautizo. | ADRIÁN SOTO
Jefrey Ulate con la pequeña Valentina, de 11 meses. Él seguirá luchando por convertirse en su padrino de bautizo. | ADRIÁN SOTO

Fue precisamente en este templo parroquial donde el cura Sixto Varela Santamaría y el joven Jefrey Ulate protagonizaron una discusión, que se hizo pública ayer, luego de que Ulate denunciara que Varela le impidió convertirse en padrino de bautizo por ser homosexual.

Varela, en declaraciones a La Nación, negó que esa haya sido la causa y mencionó que la razón del impedimiento fue haber recibido información de parte de familiares de Ulate que confirman que el joven, entre otras cosas, no cree ni en Dios ni en la Iglesia.

El altercado entre ambos sucedió el viernes anterior, un día antes de que Ulate participara en el bautizo de quien sería su primera ahijada, Valentina.

San Casimiro confirmó la mañana de este jueves que él conversó con el cura Varela poco antes de la misa de 9 a. m., en San Joaquín, actividad para la cual ya tenía su participación programada desde hace más de un mes.

— La Nación (@nacion) February 11, 2016

"El padre Sixto en su declaración conmigo niega absoluta y rotundamente esa razón (discriminación por identidad sexual), porque en la Iglesia jamás se le niega la entrada a nadie por su condición. ¡Jamás se le va a negar a nadie! Por supuesto, que cumpla con los requisitos el que pueda efectivamente vivir esa misión como padrino o como padre que quiera bautizar.

"Yo me quedo con esa versión, pero en un asunto de estos, un poco llamativo, yo prefiero escuchar también la otra parte. Que el muchachito Ulate venga con toda confianza. Mi casa está abierta, mi oficina está abierta, para que realmente platiquemos, para que conversemos, para escuchar directamente de él lo que él cree que pasó. Sin ningún temor, yo no estoy para regañar a nadie", dijo San Casimiro quien agregó ante consulta de este diario: "Si él (Ulate) es el interesado él tiene que comunicarse conmigo".

"Hay diferentes versiones, yo tengo que escuchar la de él. Pudiera ser, yo no descarto, un tercer encuentro entre el padre Sixto, él y un servidor", agregó el obispo.

San Casimiro no quiso adelantar criterio en cuanto alguna posible sanción al sacerdote Varela si se llegara a confirmar lo que denuncia Ulate.

Por este hecho, el Movimiento Diversidad adelantó que enviaría una carta de denuncia al papa Francisco.