Por: Álvaro Murillo 12 junio, 2014

El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, descartó que está tomada la decisión de cambiar la forma de cobrar el servicio de Internet celular y establecer un costo por descarga, como plantea la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, asegura que le solicitó un permiso a la Iglesia luterana para no ejercer como obispo. | JORGE ARCE.
El ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, asegura que le solicitó un permiso a la Iglesia luterana para no ejercer como obispo. | JORGE ARCE.

"Lo que hay es una propuesta, no una decisión", respondió el ministro a los periodistas consultado sobre el cambio que propone la Sutel para el servicio pospago y prepago. Este plan se verá en una audiencia pública que se realizará el 1 de julio.

El funcionario evitó contestar si la Presidencia apoya esta medida de cobro. "Lo que apoyamos es el proceso de consulta que se ha abierto", mencionó en referencia a la audencia pública sobre asuntos tarifarios. Dijo que también por varias vías en Internet se pueden manifestar la oposición a este propuesta.

"Ha faltado información para que la ciudadanía comprenda", añadió Jiménez, cuatro días después de que el Ministerio de Ciencia y Técnología (Micit) hizo público su respaldo al método propuesto por la Sutel.

Jiménez dijo estar consciente de la molestia de algunos sectores y de consumidores, además de diputados críticos de esta modalidad de cobro, incluso dentro de la misma bancada del Partido Acción Ciudadana (PAC).

La Asociación Consumidores de Costa Rica expresó en un comunicado su rechazo a cobrar el Internet celular con base en los datos que se descarguen. "Esto no garantiza una mejora del servicio, incrementará iremediablemente el costo y lo hará elitista", se lee en su boletín divulgado este jueves.