Pacientes y personal participaron en misa de la capilla del centro médico

Por: Marcela Cantero 18 febrero, 2015

"Somos polvo y al polvo hemos de volver", esa frase marcó la jornada de un grupo de enfermeras, técnicos de salud y pacientes en la misa del Miércoles de Ceniza de la capilla del Hospital México.

A las 6:30 a. m., de hoy, el sacerdote Jose Joaquín Chaves Villalobos dio la bienvenida al grupo de devotos, quienes escucharon las lecturas sobre el ayuno, la caridad y el perdón que se pide a los cristianos, en el inicio de la Cuaresma.

"Es un tiempo importante para los católicos, sobre todo, nosotros quienes cuidamos a los enfermos", contó Miriam Sandoval, quien labora desde hace 30 años como enfermera.

Con el Miércoles de Ceniza, la Iglesia católica comienza los 40 días del tiempo de preparación hacia la Semana Santa, la cual cerrará con el Domingo de Resurrección.

En el hospital México, la simbólica cruz cayó sobre las frentes de pacientes quienes, incluso, cuentan las horas para cirugías de complejidad.

"Estuve un mes en el hospital de Heredia, acá, en el México cumplo 15 días, espero una cirugía por un aneurisma -ensanchamiento- de la arteria aorta", contó Jennie Salas Ramírez, quien lució su cruz en su frente, confiada en que "Dios me sacará adelante de la operación", dijo.

La ceniza bendita viajó por los pisos del hospital México en las manos de la ministra de la comunión, Mayra Chacón Rodríguez, quien apoya las labores del capellán del centro médico, desde hace cinco años.

"Llevamos apoyo, aliento y la presencia de Jesús a cada enfermo que desee recibir su compañía ante una prueba de salud", dijo, sin ninguna duda sobre el poder de la fe, esta vecina de Tres Ríos de La Unión.

En la catedral metropolitana, el obispo de la Diócesis de San José, José Rafael Quirós, clamó por no caer en las leyes de legalización de la marihuana, ni las que atenten contra la vida desde la concepción.

"Toda vida humana es preciosa a los ojos del Señor, con la vida humana no se juega, toda política que promueve la cultura de la muerte es un total retroceso", dijo Quirós, en la misa que presidió la mañana de hoy, miercoles.

Para los católicos, apenas comienza un camino de 40 días de arrepentimiento, propósitos de enmienda, ayuno y caridad, un viaje con la cruz que culminará en la Semana Santa, justo, en el Domingo de Resurrección.

Colaboró el periodista, Hugo Solano.

Nota: se amplió la información (5 p. m. de 18/02/2015).

— Marcela Cantero V. (@marcelacanterov) February 18, 2015