Municipalidades tardan mucho en publicar los nuevos reglamentos, hacen los cambios a medias o evitan hacer ajustes mientras esperan que se resuelvan procesos judiciales

Por: Sofía Chinchilla C. 22 octubre
El Micitt solicita cambios reglamentarios en los cantones en los que la normativa impide la colocación de la infraestructura requerida.
El Micitt solicita cambios reglamentarios en los cantones en los que la normativa impide la colocación de la infraestructura requerida.

A paso lento y puerta por puerta, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) intenta convencer a 28 municipalidades para que faciliten la instalación de antenas celulares en sus cantones.

Esa es la medida a la que ha acudido la entidad en un intento de promover una mejoría en la cobertura y la calidad de las telecomunicaciones, pues seis años después de la apertura del mercado persisten los problemas en los reglamentos municipales para la instalación de infraestructura.

En los 28 cantones se han realizado reuniones con el Concejo Municipal, a las que la entidad llega con una lista de los problemas reglamentarios que impiden que los operadores instalen torres y antenas para telefonía celular.

Edwin Estrada, viceministro del Micitt, explicó que se trata principalmente de normas arbitarias que no están fundamentadas en criterios técnicos, como restricciones de altura para las torres, impedimentos para ponerlas a cierta distancia de edificios públicos o la exigencia de que las estructuras estén mimetizadas.

Lo que pasa después de las reuniones varía de cantón a cantón, pero en general la respuesta es lenta.

"Ellos han sido receptivos, nos han atendido muy amables, han escuchado, han expuesto sus dudas y ya nosotros les explicamos, todo muy bonito. Pero no es solo eso: hay que tomar decisiones, y a algunas de esas municipalidades les falta tomarlas", dijo Estrada.

De acuerdo con el funcionario, unas municipalidades se abocan a corregir los errores pero tardan mucho en publicar la nueva versión del reglamento, algunas hacen los cambios a medias y otras, inclusive, evitan hacer ajustes mientras esperan que se resuelvan procesos judiciales por quejas de los operadores sobre los mismos reglamentos.

A las reuniones con los concejos municipales, el Micitt llega con una lista de los problemas reglamentarios que impiden que los operadores instalen torres y antenas para telefonía celular.
A las reuniones con los concejos municipales, el Micitt llega con una lista de los problemas reglamentarios que impiden que los operadores instalen torres y antenas para telefonía celular.

Hay municipios en los que ni siquiera se valora aceptar la solicitud del Micitt.

"No hemos hecho ningún trabajo, ellos inicialmente vinieron acá a darnos una especie de inducción de qué es lo que quieren que aprobemos en ese reglamento, lo que les interesa es que les permitamos poner las antenas donde sea", dijo Jaime Casasa, director de Planificación Urbana de la Municipalidad de Alajuelita.

El funcionario explicó que la normativa vigente en ese cantón establece que la distancia mínima entre torres es de 250 metros, y no hay intenciones de cambiar esa regla.

"Ellos quieren que pongamos torres en todos los lugares del cantón, cosa con la que no estamos de acuerdo porque eso afecta el urbanismo y el paisaje del cantón", aseguró Casasa.

El Micitt solicitó que en ese cantón no se cumplen los criterios de buenas prácticas en cuanto al área de los lotes (para la colocación de torres), la distancia entre las estructuras y otros elementos complementarios.

En otros cantones, las modificaciones se estancan durante meses a la espera de un visto bueno o que las distintas dependencias se pongan de acuerdo.

Tal es el caso del reglamento de la Municipalidad de Goicoechea, la cual informó que el documento no ha tenido mayor avance desde que se discutió en el Concejo Municipal debido a que la Comisión de Gobierno y Administración no ha logrado concertar una nueva reunión con el Micitt.

En Escazú, la nueva versión del reglamento se puso a consulta el 22 de marzo. La reforma se empezó a trabajar a raíz de una queja de un operador, la cual dio pie a que otras empresas y el propio Micitt enviaran sus observaciones.

"Las operadoras que están al día de hoy dando el servicio a los ciudadanos aportaron, tanto del ICE como la gente de Claro y una cablera. Todas las operadoras hicieron observaciones, actualmente hay un documento que está en coordinación con la Dirección de Planificación Urbana y Asuntos Jurídicos, para hacer una evaluación final", indicó Andrés Montero, coordinación del subproceso de Control Constructivo de la Municipalidad de Escazú.

Entre los aspectos que el Micitt revisa en los reglamentos están los referentes a la altura de las torres, el área de los lotes, las franjas de amortiguamiento y la distancia entre las antenas.
Entre los aspectos que el Micitt revisa en los reglamentos están los referentes a la altura de las torres, el área de los lotes, las franjas de amortiguamiento y la distancia entre las antenas.

Según Montero, se adaptaría la altura máxima de los postes de acuerdo con las especificaciones técnicas que requieren los operadores. También se ajustarían los plazos de las concesiones y se crearía un mecanismo para que, a cambio del espacio público, las empresas retribuyan con algún beneficio a la comunidad.

El funcionario reconoció que aún no se estima cuándo se enviaría a publicar el texto final.

Estrada califica de inexplicable el hecho de que los gobiernos locales aún muestren resistencia a permitir que se desarrolle la infraestructura de telecomunicaciones.

"¿Por qué no toman decisiones? ¿Por qué ven una amenaza cuando más bien es una oportunidad? Creo que eso no está en discusión", manifestó el funcionario.

Esa reticencia de algunas municipalidades incluso ha impedido que el país le exija a los operadores una mejor y más amplia cobertura en los plazos acordados cuando se abrió el mercado.

Además de Alajuelita, Escazú y Goicoechea, el Gobierno le ha pedido mejoras reglamentarias a los gobiernos locales de Alajuela, La Unión, Santa Cruz, Santo Domingo, Esparza, Garabito, Aserrí, Montes de Oca, San José, Barva, Coronado, San Carlos, San Ramón, Santa Ana, Los Chiles, Golfito, Nicoya, Cartago, San Isidro, Quepos, Turrubares, Heredia, Limón, Oreamuno y Tibás.