Antes, se reunirá con dos expertos que se oponen a la iniciativa de Sutel

 26 junio, 2014

El presidente, Luis Guillermo Solís, presentará su propia propuesta sobre cobro de Internet para celulares pospago, con el fin de que sea tomada en cuenta en la audiencia de Sutel, el martes 1. ° de julio.

Esa consulta pública servirá para definir el futuro de la tarifa única por descarga de Internet móvil (de ¢0,0075 por kilobyte) que pagarían los clientes pospago a las operadoras de telefonía. Ya está vigente una tarifa para usuarios prepago.

“Entregaremos nuestra propuesta en fecha oportuna, probablemente esta misma semana, pero podría ser el próximo lunes (30 de junio)”, aseguró el mandatario.

Antes de presentar su posición, el presidente coordinará una última reunión con dos expertos opuestos a la iniciativa: Guy de Teramond, exministro de Ciencia y Tecnología, y Alonso Castro, director del Centro de Informática de la Universidad de Costa Rica.

Hace dos días, Solís se “informó” acerca de la propuesta en una reunión con Maryleana Méndez, presidenta de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel). También “conversó” con los operadores Claro, Kölbi y Movistar.

Este tema ha motivado un fuerte debate entre distintos sectores. Los magistrados de la Sala Constitucional definirán si se acoge un recurso de amparo que plantea que la modificación del tipo de cobro lesiona los intereses de la ciudadanía.

La audiencia pública se realizará el martes a las 5:15 p. m. en el edificio de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), en Guachipelín de Escazú.

Luis Guillermo Solís prefirió no adelantar información sobre los pilares de su propuesta. Dijo que todavía está recopilando información. | LUIS NAVARRO
Luis Guillermo Solís prefirió no adelantar información sobre los pilares de su propuesta. Dijo que todavía está recopilando información. | LUIS NAVARRO

Combustibles. El presidente aprovechó para descartar totalmente la posibilidad de eliminar el impuesto único a los combustibles como una forma de abaratar las tarifas finales que pagan los costarricenses.

Esa fue la principal propuesta que le planteó el regulador general, Dennis Meléndez, para lograr rebajas en el corto plazo. El efecto que tendría esa medida fue descrito por Solís como “catastrófico”.

El mandatario hizo público su veredicto tras escuchar los argumentos del ministro de Hacienda, Helio Fallas, quien aclaró que ese impuesto representa el 12% de los ingresos tributarios anuales. Eliminarlo haría que aumente el déficit fiscal en un 2%: pasaría del 6% al 8% “de un solo tiro”. Además, el 29% del tributo llega al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), para conservar la red vial del país.