Sistemas de drenajes obstruidos y maleza causan que el agua se empoce

Por: Andrea González Mesén 6 noviembre, 2014

El riesgo de accidentes de tránsito en el puente Juan Pablo II, en la autopista General Cañas, aumenta por la acumulación de basura y la maleza que impiden el correcto drenaje de las aguas.

La advertencia fue lanzada por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La prevención la emitió luego de realizar una inspección de rutina, el pasado 29 de octubre.

En el 2012, Lanamme informó de la necesidad urgente de intervenir la estructura, ya que su vida útil estaba por terminar.

Guillermo Loría, coordinador del Programa de Infraestructura del Transporte de Lanamme, explicó que la obstrucción del sistema de drenaje afecta ambos sentidos de la vía, en especial, el sector sureste, en donde se generan inundaciones o lagunas de gran volumen.

“Estas inundaciones implican un alto riesgo de accidentes de tránsito, ya que los vehículos podrían experimentar hidroplaneo (derrape), en ambos sentidos de circulación. El problema se agrava en el sentido Alajuela - San José debido a que los carros transitan a una mayor velocidad por una pendiente negativa de acceso”, dijo Loría.

Las fuertes lluvias generan lagunas en los extremos del puente Juan Pablo II. La maleza alrededor es otro de los problemas. | ALBERT MARÍN
Las fuertes lluvias generan lagunas en los extremos del puente Juan Pablo II. La maleza alrededor es otro de los problemas. | ALBERT MARÍN

Al respecto, la oficina de prensa del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), argumentó que las obras no se han realizado porque el contrato se firmó el pasado martes 4 de noviembre. Agregó que la limpieza de la estructura se efectuará el próximo fin de semana.

De fácil solución. Roy Barrantes, coordinador de la Unidad de Puentes de Lanamme, aseguró que las soluciones a los problemas del puente son fáciles de efectuar y las fallas se presentan por falta de mantenimiento.

“Advertimos para que se tomen las medidas correctivas lo antes posible. Los problemas detectados generan grandes colas, riesgo para el usuario, disminución de la funcionalidad de la vía. Son problemas que se pueden atender con labores sencillas”, dijo Barrantes.

La estructura, que fue construida en 1980 y por la que pasan más de 90.000 vehículos diariamente, continúa a la espera de los trabajos para reparar las evidentes grietas, así como serios problemas en la capa asfáltica y las juntas de expansión.