29 trabajadores serán reubicados en oficinas centrales

Por: Patricia Recio 7 septiembre, 2015

Con el fin de ahorrarse ¢2.400 millones anuales, la Junta de Protección Social (JPS) cerrará a partir del 11 de setiembre, sus cinco sucursales regionales y concentrará todos sus servicios en las oficnas centrales en San José.

La entrega de lotería se hará en las sedes del Banco de Costa Rica o las oficinas centrales de la JPS.
La entrega de lotería se hará en las sedes del Banco de Costa Rica o las oficinas centrales de la JPS.

Estas sedes se ubican en Alajuela, Cartago, Heredia, Puntarenas y Pérez Zeledón, los cierres se harán entre la fecha indicada y el 30 de setiembre (la JPS no indicó las fechas específicas en que dejarán de operar las sedes).

La entrega de lotería y pago de premios se harán en las oficinas del Banco de Costa Rica en cada ciudad. Además los trámites de solicitud de financiamiento, reposición o entrega de carnés se harán en la plataforma de servicios en las oficinas centrales.

La institución informó que esta medida no implicará despidos y que se fortalecerá el reclutamiento de vendedores en todo el país. Añadieron que la decisión sigue las directrices de austeridad giradas por el Gobierno.

De los 29 funcionarios que laboran en estas sedes, algunos regresaran a sus antiguos puestos en la sede central, y los que fueron contratados serán reubicados en otras áreas.

"La Junta realizó estudios sobre el funcionamiento de las sucursales, lo que determinó que sus servicios pueden ser prestados con mayor eficacia desde las oficinas centrales, con el apoyo logístico de otras entidades públicas y privadas locales. De esta manera logramos eficiencia, ahorro y modernización de una institución que es fundamental en el trabajo que realizamos de reducción de la pobreza", indicó la presidenta de la junta directiva de la institución, Delia Villalobos.

Según informaron, el estudio tomó en cuenta las proyecciiones de ventas y de los servicios brindados desde el 2009 (cuando se abrió la primera oficina en Cartago).

En este lapso, según la evaluación solicitada por la junta directiva y la Contraloría General de la República, se determinó que los ingresos generados por las sucursales eran menores a los esperados. Las metas propuestas fueron incumplidas entre el -15% y el -25% entre el 2012 y el 2014, informó la institución.

El fin inicial de las sucursales era aumentar la fuerza de ventas, mejorar los servicios a los vendedores y apoyar a las organizaciones sociales.

La JPS informó que también está en negociaciones con otras entidades públicas y privadas para ampliar el servicio de devolución de lotería en cada región.