Por: Carlos Arguedas C. 11 junio, 2014

¿En qué consisten los hechos que se investigan?

Se trata de una inducción al error a la Administración del hospital, engañándolos con la presentación de documentos que hacían ver que se habían puesto los elementos médicos a pacientes, pero en la realidad los pacientes no existían o habían muerto o no recibieron el tratamiento.

¿Se ha logrado verificar que se cometió un delito?

Eso es lo que tenemos que verificar. La estafa es un delito que tiene una fase que es el ardid o engaño, que sería la presentación de documentos falsos.

”Induce al error a la Administración para el giro del pago a la empresa, y de ahí viene el perjuicio al patrimonio estatal de la Caja”.

Con lo investigado, ¿existen posibles imputados?

Como es usual en este tipo de investigación, se mencionan sospechosos, pero preferimos avanzar en investigación para tener los suficientes elementos que permitan solicitar medidas cautelares con un buen fundamento para no fracasar en esta actividad procesal.

¿Cuántos sospechosos son? ¿Se podría hablar de red?

Yo prefiero reservarme datos de sospechosos. Aquí todavía no se puede hablar de red; más bien, podría ser una colusión que podría ser un acuerdo entre los representantes de la empresa y algún funcionario médico o administrativo de la Caja.

”Esa sí es una posibilidad que la tenemos presente en la investigación”.

¿De dónde surge la inquietud de esta investigación?

Fue la misma Caja, que en el mes de enero presenta un informe de la Auditoría Interna. Eso es importante hacerlo ver.

Las personas cuyos nombres fueron usados, ¿podrían presentar alguna acción?

Habría que analizarlo un poco más, pero podría ser como utilizar la identidad de esas personas para montar un fraude.