Por: Alejandro Méndez Leiva 2 marzo, 2013

El riesgo de que ocurra un incendio en el Mercado Municipal de Pérez Zeledón está latente, pues la instalación eléctrica no es óptima.

Desde su inauguración en 1989, el sistema eléctrico no ha recibido mantenimiento por parte de las autoridades municipales, lo cual pone en peligro a los usuarios y a decenas de personas que trabajan ahí.

Jorge Monge, presidente de la Asociación de Inquilinos del Mercado Municipal, aseguró que, “con el pasar de los años, el flujo eléctrico se saturó debido a la utilización de más aparatos, por lo cual es urgente una instalación eléctrica con mayor capacidad”.

El edificio cuenta con 105 locales comerciales y, además, es la terminal de las principales rutas de buses del cantón, por lo que es muy concurrido.

La Municipalidad de Pérez Zeledón aceptó que la instalación eléctrica del mercado representa un peligro y que, desde su construcción, no se le ha dado mantenimiento.

José Campos, administrador del Mercado, explicó que en el 2010 se contrató una consultaría, que determinó el mal estado de la electrificación, por lo que se elaboraron los planos para una instalación nueva, pero que se encuentran a la espera de presupuesto para iniciarla.