Por: Vanessa Loaiza N. 17 febrero, 2013

María Azucena Flores viajó a Nicaragua para conseguir los papeles que necesita para legalizar su condición en Costa Rica.

Fue, esperó ocho días para que le entregaran las certificaciones, volvió, le sellaron el pasaporte con una visa de solo 8 días y después, aquí, le rechazaron los documentos en Migración.

Según explicó su patrona, Griselda Lara, aunque la vigencia de las certificaciones es hasta de 6 meses, como la visa se venció antes de que fuera entregar los documentos, no quisieron recibírselos.

Ahora esta servidora doméstica tendrá que volver a salir del país e intentar presentar los documentos de nuevo. Eso implica pagar pasajes de bus que cuestan $55 (¢28.000) y la visa de entrada de $32 (¢16.300).

Su empleadora reclama que la información disponible en la página web de Migración no coincide con lo que exigen los tramitadores en las ventanillas.

Por ejemplo, en Internet no se aclara que si el migrante ya ha trabajado en el país (en condición irregular), debe ir a la Embajada a hacer una declaración jurada para dar explicaciones.

Además, Flores tenía que entregar en Migración una carta explicando sus motivos para trabajar en Costa Rica, pero le rechazaron el documento porque no estaba autenticado por un abogado.

Lara se quejó de estas confusiones entre la web y la ventanilla ante el ministro de Comunicación, Francisco Chacón, quien el 9 de febrero le contestó vía Twitter: “Voy a averiguar y te aviso”. Pero al cierre de esta edición aún no había respuesta.

Mario Zamora, ministro de Seguridad Pública, dijo que a mediados de año pretende habilitar 60 oficinas de Correos en todo el país, para que los interesados puedan entregar sus papeles de residencia o trabajo, y así reducir las colas en sedes de Migración.