Cámara de Industrias sostiene que, solo en caso de aumentos, Refinadora se apura para pedir ajustes.

Por: Irela Fornaguera 17 febrero, 2015

Los industriales criticaron la petición que anunció Recope el viernes pasado de un aumento de ¢32 por cada litro de súper, de ¢38 por litro de regular y ¢19 en el diésel, a partir de marzo.

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) reclama el hecho de que las rebajas del precio del combustible llegaron rezagadas al país (desde julio pasado) y en una proporción mucho menor a las de otros países, pero que ahora que varió el precio búnker internacional, la Refinadora corrió a pedir un alza inmediata.

“Observamos que los precios internacionales venían en caída. Lamentablemente en febrero la tendencia ha cambiado y Recope, con mucha diligencia y aún sin presentar a Aresep los documentos, anunció que tramita un aumento”, opinó esta mañana Enrique Egloff, presidente de la CICR, mediante una nota de prensa.

Recope argumentó su petición de aumento a un alza en los precios en el mercado internacional desde el 29 de enero hasta el 13 de febrero, cuando el costo de referencia del barril de gasolina súper pasó de $57 en enero a $66 en febrero; el de regular varió de $52 a $63 y el de diésel subió de $66 a $72.

"Una de las principales causas del aumento en el precio de los productos terminados en el mercado internacional, ha sido la huelga de obreros que inició en varias refinerías en Estados Unidos el 1.° de febrero y que se ha mantenido a largo de dos semanas, lo que ha puesto en riesgo la disposición de productos terminados", informó la Refinadora la semana pasada.

La caída en el precio internacional de los combustibles contribuyó a que Costa Rica tuviera ocho bajas consecutivas, desde julio. De acuerdo con Recope, este primer aumento responde a un alza de precios en el mercado internacional desde el 29 de enero hasta el 13 de febrero.

En ese periodo, el precio de referencia del barril de gasolina súper pasó de $57 en enero a $66 en febrero; el de regular varió de $52 a $63 y el de diésel subió de $66 a $72.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) es la encargada de valorar y decidir si aprueba la solicitud de aumento de la Refinadora. De hacerlo, el litro de súper pasaría, desde marzo, de ¢537 a ¢569 (subirá un 6%); el de regular variaría de ¢503 a ¢541 (7,5%) y el de diésel subiría de ¢474 a ¢493 (4%).

La caída en los precios internacionales de los combustibles contribuyó a que Costa Rica tuviera ocho bajas consecutivas, desde julio. | ARCHIVO
La caída en los precios internacionales de los combustibles contribuyó a que Costa Rica tuviera ocho bajas consecutivas, desde julio. | ARCHIVO

Alarmados.

A los industriales les alarma que los precios de los carburantes empiecen a aumentar nuevamente, sobre todo porque los costos energéticos son claves para la producción industrial.

“Nos preocupa porque pese a que escuchamos que Recope hará ajustes para reducir sus costos innecesarios, aún no vemos esos esfuerzos concretos. Hemos visto que algunas empresas ante los altos costos de producción en Costa Rica, buscan otros países donde llevar su producción (...) El precio del combustible está ahogando la capacidad del sector privado de generar empleo. Esta situación no es congruente con los esfuerzos por lograr competitividad, por atraer empresas y aumentar el empleo”, mencionó Egloff.

El que el impuesto único de los combustibles componga casi la mitad de las tarifas es uno de los factores que hacen que las disminuciones de precios en el mercado internacional se sientan menos en Costa Rica.

En Guatemala, por ejemplo, la disminución de precios del búnker fue del 23,8% entre diciembre del 2013 y diciembre del 2014, mientras que en Costa Rica la rebaja fue de un 9,7%.