Por: Luis Edo. Díaz 29 octubre, 2013

El cartel de licitación para el estudio actuarial, que determinará la salud del régimen de pensiones de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) ya debería estar listo, pero está varado por diversas razones.

Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), comentó que la culpa de la demora no está solo en la institución, sino también de parte de la Superintendencia de Pensiones (Supén), con quien realizará, en conjunto, el concurso internacional.

La jerarca de la Caja manifestó que la Supén ha pedido variaciones al cartel, lo cual ha atrasado su publicación.

Édgar Robles, superintendente de Pensiones, dijo que solicitaron cambios para que el estudio actuarial sea de calidad y con datos correctos.

“Yo podría dar un cronograma de dónde ha estado el atraso, y sí, las cosas van y vienen porque ellos (la Caja) no han aceptado criterios que son básicos para el estudio, como por ejemplo, que se actualice el indicador de base actuarial”, dijo Robles.

Divergencias. Las divergencias entre ambas instituciones se agudizaron luego de que La Nación publicara ayer que las utilidades del régimen de pensiones del IVM se redujeron en un 25% debido a una mayor cantidad de jubilados y al menor empleo.

Pese a esa información, que surgió de un mismo documento auditado de la Caja, Balmaceda insistió ayer que el IVM es sostenible y que los cambios se realizarán en el futuro.

Por su parte, el superintendente Édgar Robles recalcó que las deficiencias en el régimen son notorias, como la baja en las utilidades y otros cálculos.