Muchos fieles madrugaron para preparar con altares, figuras, flores y alfombras de aserrín las calles.

Por: Hugo Solano 7 junio, 2015
Niñas jardineras lanzan pétalos de flores al paso de Jesús Sacramentado en Santiado de Puriscal.
Niñas jardineras lanzan pétalos de flores al paso de Jesús Sacramentado en Santiado de Puriscal.

Miles de católicos de Costa Rica se unieron este domingo a la celebración del Corpus Christi, una fiesta religiosa que exalta la presencia de Jesucristo en el pan y el vino consagrados.

Las calles estuvieron adornadas desde horas de la madrugada en gran cantidad de lugares.

El sacerdote Alejandro Jiménez, párroco de la iglesia de Colima de Tibás, calificó esta procesión como "la más importante de todas".

"Esta no es como algunas procesiones que realizamos con imágenes o representaciones que recuerdan diversos pasajes del evangelio, la de hoy es con Jesús vivo y presente entre nosotros", afirmó.

En las cercanías de la basílica de Los Ángeles hubo gran devoción al paso de la procesión del Corpus Christi.
En las cercanías de la basílica de Los Ángeles hubo gran devoción al paso de la procesión del Corpus Christi.

En esa comunidad tibaseña, los altares, las jardineras, los cantos y las oraciones pedían por la juventud, los enfermos y los niños.

En las misas de este domingo, el evangelio recordó la cena pascual de Jesús con sus apóstoles, celebrada en lo que el sacerdote Jiménez explicó como "un lugar superior".

"Las traducciones hablan de que la cena pascual fue en un segundo piso, eso quiere decir un nivel superior. Participar en cada misa es entrar a un nivel superior establecido por Jesús en la última cena con sus apóstoles", añadió.

Por su parte, Melvin Fernández, cura párroco de Puriscal, encabezó la procesión por las principales calles de Santiago, donde los vecinos de diferentes comunidades alistaron el camino por donde pasó la procesión con el Santísimo Sacramento. Los niños le honraron tirando flores a su paso.

Vestido de ángel, Junior Orozco, de siete meses, fue llevado en brazos de su padre Joel a lo largo del recorrido en Puriscal.
Vestido de ángel, Junior Orozco, de siete meses, fue llevado en brazos de su padre Joel a lo largo del recorrido en Puriscal.

Fernández se mostró muy satisfecho por la respuesta de la gente.

En el Vaticano, el papa Francisco celebró esta festividad el jueves pasado (la última cena donde Jesús instauró la Eucaristía fue un jueves), pero la Iglesia permite el traslado de la fiesta al domingo para que más personas puedan unirse a la celebración.

"El Cristo, que nos nutre bajo las especies consagradas del pan y del vino, es el mismo que viene a nuestro encuentro en los acontecimientos cotidianos", señaló el Papa, indicando que esto sucede en el pobre que tiende la mano, en el sufriente que implora ayuda.

Etiquetado como: