Por: Daniela Cerdas E. 25 junio, 2014

Al menos durante el próximo mes, los clientes de Internet móvil de la marca Kölbi del ICE que excedan los seis gigabytes de descarga, no serán sancionados.

Jaime Palermo, gerente de Servicio al Cliente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), anunció que el castigo de reducción de velocidad (a 128 kbps) dejará de aplicarse hasta que la Sutel resuelva la propuesta de cobro por descarga en la modalidad pospago.

Precisamente, la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) tiene previsto realizar la audiencia pública para someter a discusión este plan el próximo martes 1.° de julio.

Luego de la audiencia, pasará al menos un mes antes de que la entidad resuelva si establece la tarifa de ¢0,0075 por cada kilobyte de datos descargado.

Bajo este modelo de cobro, el servicio será tasado de acuerdo con la cantidad de datos que se descarguen y no por la velocidad.

Sin embargo, la Sutel pretende seguir aplicando la actual tarifa plana por velocidad de conexión, según aclaró recientemente.

El ICE había explicado que impuso los castigos a quienes excedena los 6 gigabytes como una forma de disuadir al 2% de sus clientes, en quienes detectó “un uso abusivo del servicio”.Para penalizarlos, resolvió bajar la velocidad a 128 kbps hasta el final del mes correspondiente, cuando le restaurarían la velocidad contratada.

Entre los argumentos del Instituto para establecer la pena, estaba el hecho de que estos clientes se estaban lucrando con el servicio y usándolo desmedidamente.

La red móvil de Costa Rica tiene al menos tres millones de usuarios y, según la Sutel, solo el 5% acapara el 40% de toda la plataforma debido al uso excesivo.

Precisamente, uno de los argumentos de la Sutel para cobrar por descarga es que así se promoverá el descongestionamiento de la red.

El plan es respaldado por las tres operadoras telefónicas; es decir, tanto Kölbi, del ICE, como Claro y Movistar.

La red móvil del país posee unos tres millones de usuarios. | ARCHIVO
La red móvil del país posee unos tres millones de usuarios. | ARCHIVO

No obstante, la propuesta motivó que muchos sectores, tanto públicos como privados, alzaran la voz ante el temor de que esto no solo afecte a quienes hacen un uso excesivo, sino a todos los clientes.

Etiquetado como: