Por: Juan Fernando Lara 29 abril, 2016

Juan Fernando Lara S.

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) tenía 20.000 empleados a inicios de año, tras la salida de 583 personas entre diciembre y febrero, según cifras de esa entidad.

Del total, a febrero había 14.199 trabajadores entre planilla fija y ocasional. En diciembre pasado, esos empleados sumaban 14.782, diferencia de 583 puestos en el marco de medidas de ahorro y eficiencia impulsadas por esa empresa pública.

En el 2015, el ICE también sumó 99 nuevos empleados bajo el régimen de salario global; esto, sin sobrepagos a final de mes.

A la planilla fija y ocasional se sumaban 5.801 trabajadores en proyectos de construcción. Parte de esos funcionarios podrían salir beneficiados de prosperar una proyecto de ley discutido en la Asamblea Legislativa por el cual se autorizaría al ICE a hacer obra pública.

Si fructifica, el ICE podría conservar a mucho de este personal en otras obras en momentos cuando le quedan menos proyectos propios luego de la conclusión de la planta hidroeléctrica de Reventazón.

A inicios de marzo, la Contraloría General de la República obligó al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) a quitarle al ICE la tarea de supervisar la construcción de la carretera a San Carlos por no estar dentro de sus competencias legales.

La Procuraduría General de la República también había indicado que el Instituto no puede realizar obras más allá de su facultad legal.